lunes, 31 de enero de 2011

MHLGH 195.6 - día siete

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada antes de iniciar la lectura, cuida el volumen. Gracias

Buenas noches. Estás oyendo la primera pieza -llamada Paseo- de la suite: Cuadros de una exposición,  de Modest Mussorgsky. Originalmente fue escrita para piano pero conocemos más la versión orquestada por Maurice Ravel. No es el vinilo que seguía a Strauss y su Zaratustra que escuchamos ayer pero... ¿qué dices?... ¿que ayer no vine y que hace muchos días que no vengo?... ¿y qué importa qué día fue?... si no es hoy, forzosamente fue ayer. Todos los días pasados son Ayer.

Además no he venido a hablar de adverbios, sino de museos. Bueno, tampoco de museos sino de los cuadros que los habitan. Nos hemos acostumbrado a vivir tan de puertas para afuera que parece que habitamos en uno. Así me he sentido estos días pasados, como la visitante de un museo grotesco recorriendo sus pasillos tan largos como calles interminables, alumbradas a un lado y otro por ventanas -como cuadros- por donde mirar la vida de quienes viven en su interior. Calles con rincones oscuros, que adquieren vida por la leve iluminación que escapa de una ventana de cristales opacos y cortinas gruesas, resaltando detalles imperceptibles, como los cuadros de Caravaggio.

Quiero seguir hablando, contarte lo que he visto en esas ventanas, describirte el colorido de esos cuadros callejeros que forman el museo de la vida, pero estoy cansada. Llevo muchas noches durmiendo poco y mal. Descubrieron la entrada al edificio y tuve que escapar... afortunadamente no dieron con la sala de control y las estanterías de vinilos, lo habrían robado todo. Voy a dormir un rato, en la escalera, he traído cartones y periódicos y no pasaré frío. Duerme tú también y descansa, mañana nos volveremos a hablar Cuando nadie escucha.

domingo, 30 de enero de 2011

Manifiesto por la solidaridad 2º aniversario

Hace dos años me uní a un maravilloso proyecto llamado Manifiesto por la Solidaridad. La mayoría de vosotros -amigos- también estáis involucrados en él. Por eso hoy volvemos a hacer cadena, para seguir extendiendo su llamada a los políticos y científicos y a los grandes empresarios y a todos aquellos que con su trabajo pueden hacer el mundo un lugar más habitable desde la justicia.

A la historia del manifiesto y su lectura  puedes entrar haciendo clic en la imagen creada por Jesús del blog "CREACIONES".

martes, 25 de enero de 2011

Aceptación

«¿Cómo podría ser yo un gran hombre... como tú?»
«¿Y por qué ser un gran hombre?», dijo el Maestro. «Ser simplemente un hombre ya es un logro bastante grande»
Anthony de Mello

domingo, 23 de enero de 2011

Luz en el escenario

El País. com JUAN CRUZ 23/01/2011

Siempre luz. porque el miedo es oscuridad. aquí está, lista para dar otra vez la batalla contra el tumor que la persigue desde 2007. Tras ocho meses de quimioterapia, vuelve al escenario para apoyar la investigación contra el cáncer.

Luz Casal, cantante
Luz Casal- OUTUMURO

      “En lugar de tanto ajetreo y confusión, concéntrate en lo que llevas dentro”

      “No me gusta enseñar debilidad, desatar afectos bobalicones. No tengo derecho”

      Está con un pañuelo en el pelo y sonríe. Siempre sonríe Luz Casal.

      Es parte de su delicadeza; una manera de ser, una actitud que es también una metáfora de su nombre; irradia una luz especial esta mujer golpeada ya dos veces por la lástima vital que producen las heridas del cáncer.

      Las dos veces se ha despedido de los escenarios diciéndolo: me voy, estoy enferma, volveré. Y las dos veces que ha vuelto ha regresado con una sonrisa que parece borrar la complicada aventura de luchar contra un padecimiento que jamás le quita del semblante esa sensación de esperanza que da verla. Ahí está, a los 52 años, dispuesta (es lo primero que dice, "estoy dispuesta") a dar otra vez la batalla.

      El 4 de febrero se sube, con nuevas canciones, "y con el mismo espíritu", al escenario del Madrid Arena, para ofrecer un concierto muy especial: los beneficios irán a la investigación contra el mal que la golpea, y que golpea a multitud de personas. No es la primera vez que le da su voz a esa lucha.

      Luz Casal
      Luz, con un bolero de plumas de Rosa Clará- OUTUMURO

      Estamos con ella un día antes de que acaben las sesiones de terapia. Estamos a mediados de diciembre; se irá luego a Asturias, donde está parte de su pasado, pues nació ahí aunque vivió luego en Galicia, y finalmente pasará por Málaga, de donde es su compañero de tantos años, y de tantas luchas musicales y vitales, Paco Pérez Bryan. En estos nueve meses en que ella ha estado fuera de juego, esa compañía ha sido fundamental, como siempre; si alguna vez se hiciera una historia de cómo las parejas se apoyan en circunstancias que no tienen que ver ni con el glamour ni con las fotos, Luz y Paco estarían muy altos en el índice. Luz ha recibido esta tarde unas flores; en las paredes están los cuadros que la pareja ha ido convirtiendo en el paisaje exterior e interior de su vida, y aquí, donde hablamos, se percibe un silencio que parece el escenario de una meditación.

      ¿Dispuesta?, le preguntamos. "Sí, estoy dispuesta. Es la manera de sentir que he vuelto a la normalidad". Necesita al público, "las respuestas que me da; y como lo que hago es música, necesito al oyente, al espectador". La soledad de la compositora precisa del escenario, "saber que hay gente esperando un concierto, saber que cada noche puedes emocionar a la gente de una manera distinta".

      El médico le dirá mañana "adelante", ella siente que ya se lo va a decir. Pero la normalidad es esto, "preparar el concierto…, una vez pasada la quimio, que es lo más duro de llevar, ya estás encauzada". El temor es que puedas o no puedas, "si aguantaré o no aguantaré. ¿Tendré la mente fuerte?, me he preguntado… Pues yo creo que sí, que tengo la mente fuerte".

      Y la mano. Entre los papeles que ha escrito, que serán canciones de este nuevo concierto, hay algunos rasgos de los que se desprenden qué sombras o qué luces han ido alimentando su inspiración y también su lucha en estos ocho meses de quimioterapia. Son canciones de amor, o de ansiedad, pero en algunos versos se vislumbran esos rasguños que la música convierte en metáforas: "Dentro de mi mundo / se ennegrece el aire / con esas palabras / llenas de desprecio / que él me dedicó…". O "He batido mis alas / huyendo de tus amenazas. / He sabido ahuyentar / esos vientos que avivan las llamas…".

      Es una enfermedad dura, y ante ella vale muchísimo la actitud, dice Luz. "Es una dificultad fuerte en la vida, pero sientes que estás en buenas manos, lo sabes". En las dos ocasiones, el cáncer "ha sido cogido a tiempo", y a ella la ha hallado consciente de que "no te puedes amilanar". Esa conciencia de que bajo el ala no crece el ánimo "me obligó a hacer cosas casi cada día, a sentirme bien". Había días en que eso no era posible, "porque eso no dependía de mí; eran las consecuencias del tratamiento".

      Pero cada día Luz Casal ha tenido la agenda llena de compromisos que se creaba consigo misma, de obligaciones musicales que la mantuvieran alerta, como si estuviera arañando a la vez el pasado y el futuro, para aliviarse del imprescindible peso del presente. Como ocurrió cuando estuvo enferma por primera vez, en 2007, le enviaron flores, naranjas, remedios, cartas; hubo gente que le escribió cada día, Internet le ha servido de vehículo de relaciones viejas y nuevas en las que ella se ha apoyado como quien recibe el aliento de un club de fans. "Tenía mi agenda de iPad llena de citas o compromisos que ya he borrado, pero la de papel está llena ¡como si hubiera estado en activo!".

      Se empeñó en prolongar la normalidad. Y no solo eso, le enviaron libros, y ella se rodeó de algunos que leyó para pensar o para distraerse. Le pedí una lista de algunas de sus lecturas de estos nueve meses. Y me la envió: leyó La catedral, de Blasco Ibáñez; Todo es silencio, de Manuel Rivas; releyó El Evangelio según Jesucristo, de José Saramago; leyó La noche de los tiempos, de Antonio Muñoz Molina; le agradeció a David Trueba que le hubiera enviado Homer y Langley, de E. L. Doctorow; "leí dos libros de Maruja Torres que ella me envió"; leyó Vida y destino, de Vassili Grossman… "Y no te hablo de poesía: María Teresa Atencia, Dante, Rafael Pérez Estrada…".

      Leía, componía, "me obligaba a hacer cosas peregrinas; estaba más tiempo en casa, en Madrid, y me imponía trabajos, como por ejemplo cambiar los libros de mi dormitorio a otro lugar. A lo mejor había sesenta, y quería releer con urgencia cuarenta de ellos, o leer veinte que aún no había leído". Eran tareas que ella se tomaba como pruebas, "obligaciones que me mantenían… Lo del concierto benéfico es la consecuencia de esta actitud. La primera vez, en 2007, me lo planteé como un objetivo, para explicarle a la gente cómo estaba realmente al final del tratamiento. Esta gente que te pregunta cómo estás, si te ve en el escenario cantando, ya saben cómo estás de veras. Y no tienen que insistir, ya no te preguntan más cómo estás".

      Si te ven fuerte sobre un escenario, dice Luz, "ya tienen la prueba definitiva". "Esa gente te da, además, la fuerza que necesitas para recuperarte del todo, para sentir que has recuperado la normalidad". Pero hay una fuerza previa, un impulso. ¿De dónde viene, Luz? ¿Por qué no la vencen o la postran estas sesiones, qué le hace volver a emprender la batalla? "Es una buena pregunta. Recibía mensajes de gente que tenía el mismo problema y que mostraba la misma actitud. Pero también percibía la conclusión de que muchos llevaban fatal las consecuencias de la enfermedad, como una puerta entreabierta al otro lado… Esto me sigue llamando la atención. Yo creo que ante una situación así, uno debe mostrarse fuerte, no puedes doblegarte ante cosas así que son pruebas de la vida. Tengo fortaleza desde muy pequeña; es una fortaleza que se basa en ideales, y se ha basado también en cierta fortaleza física. Pero fundamentalmente es una fortaleza mental, que me lleva a pensar que eso que algún día nos va a pasar a todos no me da miedo; que me toque cuando sea, pero mientras no me toque no quiero desperdiciar la vida, quiero pasar la vida teniendo experiencias nuevas, viviendo".

      Vivir "teniendo metas diarias", buscando, como escribe el poeta José Luis Pernas, "una esperanza para seguir viviendo". "Y los instantes que uno vive", cree Luz Casal, "son como los amores, nunca son iguales entre sí; si lo ves así, creo que puedes aprovechar la vida de otra manera. En lugar de tanto ajetreo y de tanta confusión, de tanto viaje y de tantas tareas externas, concéntrate en lo que llevas dentro, fíjate en las pequeñas cosas, aprovecha para verte con gente a la que quieres o admiras, lee todo lo que puedas, cultiva a los demás cultivándote a ti mismo… Siempre le puedes sacar partido a la vida mientras tengas ilusiones por vivirla. Pensar, al más mínimo traspié, que eres un desgraciado, eso no va conmigo…".

      Tener pequeños descalabros es como pagar impuestos. Eso cree Luz Casal. Esos "descalabros" los ha sobrepasado "sintiéndome querida o confortada; no me gusta quejarme, creo que soy una persona afortunada, y pienso que, en efecto, esos descalabros son impuestos que va marcando la vida… La lectura me ha ayudado, sin duda; me ayudó muchísimo un viaje que hice a Florencia durante unos días, ese fue un verdadero chute de energía, de sensaciones nuevas, de ampliación de los horizontes… Igual me ha pasado con la música".

      En este tiempo, Luz Casal renunció a la música actual, "preferí escuchar música del pasado; he descubierto compositores de cuando empecé a estudiar música, que había dejado porque me tenía que concentrar en los actuales y no había tiempo para tanto… Redescubrí a Jean Sibelius, por ejemplo, un compositor que me parecía muy lejano, muy frío, aunque este parezca un calificativo un poco simplón. Redescubrí a Edward Elgar y a otros compositores ingleses de finales del siglo XIX y principios del XX… Cuando tienes poca sabiduría con respecto a los clásicos, siempre recurres a Mozart. Y escuché a Mendelssohn, a Bach, a Debussy, a Saint Säens… Cubrí lagunas, descubrí músicos turcos, volví a la egipcia Um Kulzum. Uf, hace poco la estuve viendo por Internet y me llamó mucho la atención comprobar que el 90% de su audiencia eran hombres…".

      Es curioso, le digo, que la diosa del rock español ("No me digas eso hoy, que voy vestida como una inglesa de la campiña…") se fije tanto en la música clásica para hablar de los materiales con los ha vivido durante estos tiempos de enfermedad… "Pues así ha sido… El otro día le comentaba a uno de los músicos de mi banda que nosotros hemos vivido unas décadas en las que se hizo una música extraordinaria en el mundo del rock. Aunque no caigo en la tentación de pensar que ya está todo hecho. Aún esta mañana me he sorprendido viendo la actuación de un grupo de chicos que no debían de ser mayores de 20 años y eran totales. No porque lo que cantaran fuera extraordinario, sino porque el concepto de producción que representan es diferente, las voces están dispuestas de otra forma… Es una cuestión más de disponer sonidos que desarrollar una melodía o una letra… Me sigue interesando, cómo no, es mi mundo, ahí llegué, ahí sigo. Y mi preocupación por la música clásica viene de lo mismo: se trata de saber más, de tener mayor información para hacer mejor tu trabajo. Pertenezco a lo actual, es inevitable, es físico, estamos en lo actual. Por actitud, por dedicación. Pero por actitud también tiendo a ir hacia atrás, quiero descubrir cosas nuevas. Iba a actuar en Estambul cuando tuvieron que internarme, y esa circunstancia me hizo escuchar música turca, por ahí encontré vetas que han sido muy importantes para mi música posterior, instrumentos de los que no tenía ni idea…".

      De vez en cuando tiene Luz la tentación de volver al piano, de tomar clases… Pero lo va dejando, y escuchar le alivia de la mala conciencia de no hacerlo. "Lo que persigo cuando escucho música, no cuando trabajo en ella, es emocionarme y sorprenderme. Lo contrario no es un disfrute, es un análisis, un rechazo. Vas buscando porque cada vez es más complicado sorprenderte; tienes que ir a pozos más profundos para encontrar aquello que desconoces, aquello que te va a producir placer. En esa búsqueda te das cuenta de que hay mucho que no conoces. Igual me pasa con la pintura o con la literatura, y con el arte en general. A medida que conoces el presente, más quieres acercarte a las fuentes, a los orígenes de los estilos o de las tendencias… Hasta hace poco se me hacía cuesta arriba el arte contemporáneo; ahora me gusta que el arte esté en el cuadro o en la escultura, ya no me interesan tanto las instalaciones, las intervenciones en la calle".

      Como Picasso, que encontraba aunque no estuviera buscando… "Buscar", dice Luz Casal, "aquello que te sorprenda y que también te sirva. A Picasso todo le servía, sí… A algunos colegas que son muy radicales en sus gustos musicales yo les digo: miren, es que yo escucho todo, incluso puedes sacar partido de una canción hortera, de un sonido estúpido, porque sabes que eso nunca te servirá para ti. Pero en cualquier cosa puedes hallar una emoción".

      Y hay emociones buenas y malas. En este tiempo, Luz Casal ha continuado leyendo el periódico, "para emocionarme o para asustarme… Para subrayarlo, para recortarlo. Leí el reportaje que Juan José Millás publicó sobre la eutanasia en El País Semanal, y sentí mucha empatía con él. Porque no es que yo haga lo que él hace, contar las sílabas cuando está nervioso, pero hago muchísimos de esos juegos con los que pareces evadirte un poco, salir del mundo por un rato. Me hizo gracia que él hiciera algo así para contrarrestar su estado de ansiedad porque verdaderamente debió de ser una circunstancia fortísima…".

      Ha leído con más afán, "como si quisiera rellenar huecos", con la sensación "de que debía aprovechar el tiempo para llegar a sentirme suficientemente preparada", como si estuviera a punto de examinarse "con la sensación de que si no lo aprovecho voy a perder una gran oportunidad". "Un día me invitaron a cenar y me pusieron un vino que me gustó, aunque yo de vinos no sé, sabía algo de lo que me contaba Feliciano Fidalgo. Pero este me gustó. Pregunté el nombre, me dijeron que se llamaba Casta Diva, se me pusieron los ojos como platos y luego estuve casi una semana escuchando todas las versiones de Casta diva para llegar a la conclusión, como casi siempre, de que la que más me mata sigue siendo la de la Callas…".

      Música, escritura, lectura. ¿Y cómo ha ido absorbiendo la escritura propia esta experiencia de la enfermedad? "Hago como los surrealistas: leo y entresaco una frase que me viene bien, una frase, tres palabras me ayudan a crear una imagen que luego construyo. Sigo siendo un poco peculiar; raramente escribo un poema porque sí… Me gusta escuchar a los demás y sacar de ahí mis preocupaciones o mis músicas; no sé si algún día podría escribir sin música. Lo supedito todo a que se puede cantar".

      –¿Y lo que ha compuesto ahora tiene que ver con lo que ha vivido?

      –Creo que tiene que ver con la posibilidad de haber visto lo que hay alrededor más que de mi propia experiencia. Si hablo en términos reales, de una situación sobre todo física, porque lo emocional ya es otra cosa, es pena, dolor… A veces compongo canciones de amistad que la gente cree que son de amor, y otras hablo de incompatibilidad y algunos las escuchan como si fueran de fracaso… En este tiempo no he tenido mucha necesidad de decir: "He perdido la fuerza, el mundo se abre bajo mis pies, necesito encontrar el rayo de luz que traspase mi cuerpo…". No. Que luego estén sutilmente reflejadas esas sensaciones, está por ver, pero no me pasó. En la primera experiencia, lo único que tuvo relación con lo que sucedía fue la canción Sueños raros, que fueron verdaderamente las alucinaciones de dos días en los que estuve tratada muy fuertemente. Y el título, Vida tóxica. Poco más.

      –¿Esa voluntad de segregar su propia experiencia es una forma de defensa, o simplemente su naturaleza se lo impide?

      –Hay dos cosas. No me gusta enseñar la debilidad. Y, además, algo mucho más potente; sé que en cualquier momento la experiencia se mostrará de manera más brillante. Toda mi vida, todas mis experiencias duras, tan duras como estas, al final me han servido para muchas otras canciones. Y sobre todo para muchas interpretaciones… No tengo por qué hacer ostentación, frivolizar o provocar sensaciones o sentimientos que desaten afectos bobalicones… Porque, insisto, no tengo derecho. Sí siento la necesidad de fijarme en los demás, en las personas, en las situaciones, en los conflictos. No soy un cronista, nunca lo he sido. Siempre me ha gustado tener la posibilidad de que las canciones te den tres interpretaciones distintas, por lo menos. Que puedas ser varón o hembra, que puedas ser primera persona, tercera o un simple observador. Creo que eso enriquece. Me interesa la comunicación, comunicarme con la gente. Me interesa poner el sentimiento y mi experiencia, pero de manera diluida, aun cantando en primera persona, que es como me gusta. Pero son historias o sentimientos de los otros, lo que yo percibo…

      Y sigue Luz: "Cuando cantas, te diriges a un determinado grupo de personas. Eso es lo que verdaderamente persigo; sobre todo, además, después de haber pasado por otra experiencia físicamente idéntica en casi todo, ¿qué razón tendría explicar cómo ha afectado a mi feminidad, que he perdido el pelo? Ni antes ni ahora he sentido como un problema el haberme quedado calva… Ni he sentido ni siento la necesidad de protagonizar nada. Solamente podrías decir que no tienes fuerzas, que no te ves físicamente bonita, que te miras en el espejo y no te reconoces. Pero siempre tengo trucos, me sigo pintando los labios en cuanto desayuno y, bueno, uso mucho gorro, mucho pañuelo, mucho sombrero…, que además me quedan bien. O sea, que no hay ningún problema.

      –¿Y dónde ha estado el dolor?

      –El dolor ha estado presente muchos días. Tampoco quiero parecer imbatible, pero cuando tengo un momento de tensión, típico de nuestros trabajos, el dolor aparece también… No lo puedo evitar, pues lo tengo que aguantar.

      –¿Ha aprendido mucho de usted en este tiempo?

      –Yo aprendo de mí todos los días. Soy mi gran misterio… Pero en este periodo he aprendido más de la gente. He estado más atenta a sus reacciones que a las mías; he aprendido que cada vez hay gente más distinta. Cada individuo es un mundo, cada vez lo tengo más claro. Y cada día me atrae más la gente compleja. Hay una cierta tendencia a creer que la gente compleja es difícil. No. Es que nos puede gustar el café hoy y mañana aborrecerlo…

      –Cuando ha leído los periódicos en estos ocho meses, ¿qué impresión se ha llevado de lo que está pasando?

      –Que es el tiempo más confuso, más duro que he vivido. La cosa está más dura, turbia, sucia y complicada que en tiempos de mi abuelo, que también tuvo un tiempo durísimo. Y eso produce muchísima pena, muchísima tristeza.

      –En su historia personal se acaba un túnel y por delante hay una luz…

      –Yo no he perdido la luz en todo el tiempo. Pero sí, se acaba este periodo… Creo que lo que resta, por lo menos lo que yo atisbo, será lo que tenga que venir... No creo que vaya a rebajar mi forma de ser, mi autoexigencia, mi deseo de mejorar las cosas… Todo eso no decaerá. Lo que no habrá más es el deseo de llenar un sitio de 70.000 sillas si lo que debo llenar es uno de 7.000… Eso no va a pasar. Porque siento que eso me excita y me produce ansiedad. Ahora estoy más cerca del sosiego. Más alta no voy a ser; lo que voy a intentar es no rebajar la altura sin necesidad de ponerme mucho tacón. Me gusta tener los pies en el suelo. No quiero perder la sensación de que piso el suelo.

      "Ese es uno de los cambios más grandes que intuyo", dice Luz, y sonríe otra vez. Sonríe siempre, de cara a la batalla. De nuevo.

      La noticia en su origen: Luz en el escenario · ELPAÍS.com
      ____________

      Una persona luchadora. Una sobreviviente y superviviente.

      sábado, 22 de enero de 2011

      Vagos y maleantes

      ¿Derecho a 'twittear' desde el escaño?

      El portavoz 'popular' de Nuevas Tecnologías, Antonio Peral. | Efe
      El portavoz 'popular' de Nuevas Tecnologías, Antonio Peral. | Efe

      • Los diputados valencianos defienden su derecho a usar las redes sociales
      • '¿Si el pleno se retransmite en directo, no es absurdo prohibir comentarios?'

      Desirée García (Efe) | Valencia 22/01/2011

      En 2009 una diputada de IU fue reprobada en la Asamblea de Madrid por trasladar a tiempo real a su 'blog' lo que estaba ocurriendo en una comisión parlamentaria. Dos años después, el debate de la ley Sinde en el Congreso pudo seguirse en Internet de la mano de sus protagonistas. Las redes sociales han llegado a los parlamentos.

      Los diputados de las Cortes Valencianas también han descubierto las posibilidades que las redes sociales ofrecen a la hora de desarrollar su actividad parlamentaria y defienden su derecho a utilizar Facebook o Twitter, incluso desde sus escaños.

      "La oposición abandona las Cortes antes de la reprobación de Ángel Luna", decía el titular de la noticia que el portavoz de Nuevas Tecnologías del grupo popular, Antonio Peral, subió el pasado mayo a Menéame, un sitio web en el que los usuarios registrados envían historias que los demás visitantes pueden votar.

      El socialista Manuel Mata. | Efe
      El socialista Manuel Mata. | Efe

      PSPV, Compromís y EU habían dejado sus escaños vacíos en protesta por una iniciativa del PP para reprobar al portavoz socialista por exhibir un informe de la Policía Nacional sobre el caso "Gürtel", y Peral creyó que su deber como diputado era darlo a conocer "cuanto antes" en Internet.

      Disputa bizantina en la red

      "Se desató una disputa bizantina en la red, pensaban que estaba entreteniéndome cuando en realidad estaba haciendo mi trabajo. Me pareció lógico: trasladar o desarrollar tu actividad parlamentaria en una red social es tan lícito como hacerlo en cualquier otro medio", se defiende. Durante una sesión plenaria, también.

      En ello coincide con el diputado del PSPV Manuel Mata, uno de los más activos de su grupo en el mundo virtual y partidario de "derribar mitos antiguos".

      "Si el pleno de las Cortes se retransmite en directo desde su página web, "¿no sería absurdo limitar que los diputados puedan hacer comentarios?", se pregunta el parlamentario socialista.

      Recuerda, sin embargo, cómo el PP le reprochó haber subido a Facebook una fotografía de la bancada popular vacía durante el debate del proyecto de ley de Presupuestos de la Generalitat en Les Corts. "Es la realidad, no podemos esconder las cosas", afirma.

      Para el grupo Compromís también resulta evidente que "se ha de permitir el uso" de estos nuevos recursos en el Hemiciclo, "siempre que no derive en un abuso e intromisión legítima en la honorabilidad", puntualiza su portavoz, Enric Morera.

      Hasta 30 'tweets' al día

      El tiempo invertido en las redes sociales es una de las variables que mejor distinguen a los líderes de estas plataformas, donde iniciados como Peral, con hasta 30 "tweets" o comentarios al día, no dedican menos de cuatro horas a mantener sus perfiles actualizados.

      Admite que es "mucho tiempo", pero confiesa que le compensa el hecho poder comunicarse de forma directa con al menos "el 50% del electorado" que, según dice, ya se mueve en la red.

      Los socialistas también han descubierto en las redes sociales "un instrumento esencial para la política", pero es Compromís el grupo con mayor recorrido en estas plataformas, consciente de que les "abre una ventana" que no tienen en los medios tradicionales.

      Además, avisa Morera, "las elecciones de mayo van a ser las primeras en que las redes sociales van a tener su importancia, y a nosotros no nos va a pillar por sorpresa".

      Aunque en los pasillos del Parlamento valenciano se escuchan cada vez más voces a favor de la libertad para "postear" en los ratos muertos de las sesiones, el Reglamento de la Cámara, redactado antes de que ningún diputado oyese hablar de Facebook o Twitter, no regula el uso de estos dispositivos.

      Las Cortes 2.0

      Quizás por ello, la presidenta de las Cortes, Milagrosa Martínez, nunca ha reprendido a ningún diputado por estar conectado a redes sociales, una tecnología que todavía es "muy reciente", explican fuentes de la Cámara autonómica.

      Sin embargo, las Cortes preparan ya su salto al mundo "2.0" con la puesta en marcha de una nueva página web institucional, que ya han adjudicado pero se encuentra todavía en construcción.

      El portal incorporará mecanismos de participación ciudadana a través de foros, "blog" y preguntas a los diputados, organizados en cuatro canales temáticos y áreas personalizadas para usuarios registrados donde se podrá acceder a los "blog" que los parlamentarios podrán crear de forma individual.

      La carrera por ganar espacio en la red la han iniciado por ahora los propios diputados, liderada, al menos en Facebook, por Morera y Mata, con cerca de 4.000 amigos. Una cifra todavía muy alejada de la del vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, que se aproxima a los 10.000.

      La noticia en su origen: ¿Derecho a 'twittear' desde el escaño? | Valencia | elmundo.es
      ___________________

      Totalmente vergonzoso… ¿imaginas la situación en un banco, o un instituto, o un hospital?… ¡seguro que a estos les abrían expediente o ‘simplemente’ les pondrían de patitas en la calle!

      Vagos y maleantes eso es lo que tenemos en nuestra clase política… ajco más grande poddios

      jueves, 20 de enero de 2011

      Respaldo a Garzón

      El fiscal respalda la recusación de Garzón contra cinco magistrados del Supremo
      Es la primera vez que el Ministerio Público respalda la recusación de un tribunal casi al completo.- El asunto se refiere al juicio de los crímenes del franquismo

      JULIO M. LÁZARO - Madrid - 20/01/2011 El País.com

      El fiscal del Tribunal Supremo se ha adherido a la recusación del juez Baltasar Garzón contra cinco de los magistrados que deben juzgarle por su investigación de los crímenes del franquismo, según el informe presentado esta mañana ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.
        El fiscal se adhiere a la primera de recusación formulada por el abogado de Garzón, Gonzalo Martínez Fresneda, relativa al principio general de que quien participa en la instrucción de la causa está inhabilitado para juzgar ese mismo asunto. Así lo prevé la Ley Orgánica del Poder Judicial en el número 11º del art. 219. Según la primera causa de recusación, los magistrados que forman parte del tribunal el presidente de la Sala, Juan Saavedra, el ponente Adolfo Prego y los magistrados Joaquín Jiménez, Francisco Monterde y Juan Ramón Berdugo, admitieron las querellas, participaron el la instrucción y ahora pretenden juzgarle.
        Para el fiscal, los magistrados ahora recusados "admitieron la querellas, han respaldado la labor del instructor [Luciano Varela], han rechazado todos los recursos del querellado, así como las múltiples y muy fundadas peticiones de sobreseimiento solicitadas por el fiscal".
        El fiscal no duda de que la Sala juzgará con objetividad a Garzón, pero se adhiere a la recusación para solventar cualquier duda de parcialidad.
        En cambio, el fiscal no apoya la segunda causa de recusación formulada por Martínez-Fresneda, relativa a tener "interés indirecto" en el pleito, por haber intentado los magistrados salvaguardar su propia competencia, mostrando con ello un interés indirecto en ser ellos mismos los que juzguen a Garzón.
        __________________________

        También hoy, día 19 ha tenido lugar la presentación de la plataforma franconohamuerto.com que recomiendo visitar.

        martes, 18 de enero de 2011

        Máximas y sentencias VII

        La violencia engendra violencia.
        El poder engendra miseria.
        El miedo monstruos prepotentes.
        El abuso de poder toda clase de fanatismos
        Si de verdad creemos que el fin justifica los medios,
        no hemos aprendido absolutamente nada de la Historia

        lunes, 17 de enero de 2011

        sábado, 15 de enero de 2011

        jueves, 13 de enero de 2011

        Nobuko Kan

        Una primera dama con agallas

        Una primera dama con agallas 
        La esposa del primer ministro sacude la conservadora sociedad japonesa

        El País.com GEORGINA HIGUERAS - Madrid - 12/01/2011

        En un país donde las formas se graban desde el nacimiento con sudor y lágrimas, la primera dama de Japón, Nobuko Kan, ha vuelto a sorprender a propios y extraños por su implacable sinceridad. De 65 años, la muy popular Nobuko ha declarado que "no volvería a casarse" con el primer ministro Naoto Kan si tuviera la oportunidad de vivir otra vida.

        Simpática, divertida y con las agallas que la caracterizan, Nobuko explicó su comentario en que ya lleva casada 40 años y, por tanto, si la brindaran la posibilidad de reencarnarse le gustaría experimentar algo diferente, porque todas las personas tienen ansias de cambio. Ya he vivido esto una vez y no estoy interesada en repetirlo", ha dicho durante una comida en el Club de Corresponsales Extranjeros, según informa Reuters.

        No es de extrañar que el primer ministro declarara, nada más asumir el cargo el pasado 8 de junio, que tenía "a la oposición en casa". Pese a ello, Naoto Kan siempre dice que su esposa es su "principal apoyo" y "votante más crítica" desde que inició su carrera política en 1976, aunque esa y las dos siguientes elecciones no las ganó. Sólo logró hacerse con un escaño de diputado en 1980.

        Paso más tiempo regañándole que alabándole. Tal vez debería ser un poco menos severa con él", ha reconocido quien, a los pocos días de que Naoto Kan se pusiera al frente del Gobierno, publicó un libro titulado ¿Qué diablos va a cambiar en Japón ahora que tú eres primer ministro?. Entre lo que le reprocha con suma ironía en este pequeño superventas está la escasa destreza del primer ministro en la cocina, su falta de gusto a la hora de vestir, e incluso su falta de habilidad para leer discursos, improvisar y mandar.

        Nobuko, una conocida activista y prima hermana del hombre con el que lleva 40 años casada y con el que ha tenido dos hijos, ha confesado que cuando llegó en junio al Kantei, la residencia del jefe del Gobierno, se llevó sólo la ropa de verano debido a lo fugaces que habían sido los tres predecesores de Naoto Kan. Sin embargo, ha destacado la resistencia del marido y su "pasión" por cambiar Japón para mejor.

        Sobre la difícil tarea parlamentaria asegura que el líder del Partido Democrático de Japón le dice antes de los debates: "No me gusta demasiado el Parlamento, pero es mejor que discutir contigo". Y se va a la Dieta.

        Las declaraciones de Nobuko aparecen en mitad de la polémica desatada en el país por el pleito presentado ayer contra el Gobierno por cinco mujeres opuestas a la ley que obliga a perder el apellido de solteras al casarse, ya que impone un solo apellido, por lo que son abrumadoramente a las mujeres las que se ven forzadas a adoptar el de los maridos. Los demandantes sostienen que la ley vulnera la libertad individual que garantiza la Constitución.

        En 1996, se elaboró un proyecto de ley que daba a las mujeres el derecho de retener su apellido de solteras pero los conservadores lo tumbaron porque consideraron que esta libertad podía minar la unidad familiar.

        Las demandantes piden también al Gobierno una compensación de un millón de yenes (9.252 euros) por los "daños psicológicos" sufridos por la pérdida de sus apellidos.

        La noticia en su origen: Nobuko Kan, una primera dama con agallas · ELPAÍS.com
        _________

        Me ha parecido una noticia curiosa

        domingo, 9 de enero de 2011

        NYC Timelapse

        Mandé al loco a buscar algo bonito y me ha traído otro timelapse, éste de Nueva York. Son 3:25 minutos de cientos de fotografías, a velocidad vertiginosa, que -en ciertos momentos- te hace sentir que tú estás allí. Que lo disfrutes como yo (o más)

        sábado, 8 de enero de 2011

        Cadena perpetua por 11 $

        Salen de las cárcel las dos hermanas que obtuvieron la libertad a cambio de un trasplante de riñón

        Las hermanas Scott estaban condenadas a cadena perpetua por un robo cometido hace 16 años.- El gobernador de Misisipí les perdonó la pena a cambio de que Gladys le donara un riñón a Jamie

        EL PAÍS - Madrid - 07/01/2011

        Las hermanas Scott salen de la cárcel
        Gladys y Jamie Scott saludan a sus familiares, tras abandonar la cárcel- AP

        Jamie y Gladys Scott fueron sentenciadas a cadena perpetua por robar 11 dólares hace 16 años. La historia dio un vuelco hace unos días cuando gobernador de Misisipí decidió perdonarles a cambio de que Gladys le donara un riñón a Jamie , sometida a un tratamiento de diálisis desde hace años.

          Las dos hermanas han abandonado hoy el centro penitenciario de Pearl a las 8.00 (15.00 hora peninsular española) y han sido recibidas por su madre, sus hijos y cientos de activistas que ven su salida de la cárcel como la culminación de la intensa campaña puesta en marcha para conseguir su liberación. Las hermanas les han dedicado un "gracias, gracias" mientras eran conducidas al coche en el que han abandonado la instalación penitenciaria.

          No solo la puesta en libertad de Jamie y Gladys ha sido visto como una victoria. El lobby de la comunidad afroamericana llevaba reclamando desde 1993, año en el que fueron sentenciadas, su perdón ya que consideraban que la pena impuesta a las dos fue inusualmente exagerada. Fueron sentenciadas de por vida por un robo a mano armada en el que obtuvieron un botín de 11 dólares (8,5 euros). Ninguna de las dos mujeres tenía antecedentes criminales y las víctimas del robo no resultaron heridas.

          El gobernador de Misisipí, el republicano Haley Barbour , dijo hace una semana que había decidido concederles la libertad porque Jamie, de 38 años, necesita un trasplante y porque el tratamiento médico que recibe "es una carga para el Estado", unos 200.000 dólares anuales. Barbour ha insistido en que los jefes de la prisión ya no piensan que las hermanas, que de seguir en la cárcel tenían la posibilidad de optar a la libertad condicional a partir de 2014, sean una amenaza para la sociedad.

          Ya han surgido las primeras críticas al motivo de la excarcelación. Michael Shapiro, jefe de la unidad de trasplante de órganos del centro médico universitario Hackensack de Nueva Jersey, ha criticado que un trasplante haya sido la condición para que las hermanas Scott hayan salido de la cárcel y la ha calificado de falta de ética y probablemente ilegal.

          La fecha del trasplante no ha sido todavía fijada aunque tiene carácter de urgencia, tal y como se establecía en el comunicado del gobernador Barbour que anunciaba la puesta en libertad de las hermanas el pasado 29 de diciembre.

          La noticia en su origen: Salen de las cárcel las dos hermanas que obtuvieron la libertad a cambio de un trasplante de riñón · ELPAÍS.com
          ______________________

          ¿Cadena perpetua por robar 11 dólares?…
          ¿Perdonarles la condena porque el tratamiento médico es demasiado costoso?…
          ¡¡por todos los ‘confucios’ juntos!!

          El loco no entiende nada… y yo ¡menos!

          viernes, 7 de enero de 2011

          Denuncias IV

          Denuncio a FACUA por fomentar la violencia y la inseguridad ciudadana.
          Por legitimar -con su web de denuncia- a los cobardes que se escudan en el anonimato para satisfacer la idiotez de su ego.

          MariluzGH exfumadora

          Una historia del maquis

          Una historia del maquis gana el Nadal

          Alicia Giménez Bartlett recupera el ambiguo personaje de la guerrillera La Pastora. -La creadora de Petra Delicado consolida su vertiente más literaria

          El País.com - CARLES GELI | Barcelona 06/01/2011

          Alicia Giménez Bartlett, ganadora del Premio Nadal.
          Una imagen de la ganadora del Nadal del año 2011.- BERNARDO PÉREZ

          Alicia Giménez Bartlett arrastraba una tristeza: era más reconocida como escritora fuera (Italia, sobre todo) que aquí y su famosísima saga de la detective Petra Delicado ha enmascarado en parte su producción novelística literaria, tan numerosa como la policíaca. Eso terminó ayer por la noche en Barcelona, porque los Reyes Magos la obsequiaron con la 67ª edición del premio Nadal, el más veterano de las letras españolas, que obtuvo con la novela Donde nadie te encuentre, basada parcialmente en la vida real de Teresa Pla Meseguer, que llegó a conocerse como "la maquis hermafrodita".

          Los claroscuros del personaje protagonista no fueron las únicas emociones que, en el que fuera histórico Ritz (hoy Palace), deparó la velada, porque entre los 460 invitados debutaba en un acto sociocultural el flamante presidente de la Generalitat, Artur Mas, que se vio con dos de sus predecesores: el inmediato, José Montilla, y su maestro, Jordi Pujol. Y se dio otro duelo, el del alcalde Jordi Hereu con el que se preparaba como candidato socialista alternativo, Ferran Mascarell, que al final ha acabado como consejero de Cultura fichado por Mas. La tercera sacudida, más tácita, la proporcionó la obra ganadora del 43º premio Pla en lengua catalana, de nuevo una apuesta como el año pasado: El cau del conill (La madriguera del conejo), del joven periodista debutante Cristian Segura (Barcelona, 1978) o de cómo una tercera generación de los Conill se carga todo el patrimonio familiar, en una espiral de pérdida de valores idiosincrásicos que hoy preocupa a una parte de la sociedad catalana.

          La elección del personaje de Teresa Pla por parte de Giménez Bartlett (Almansa, Albacete, 1951) no debe sorprender demasiado viendo su trayectoria. Donde nadie te encuentre narra las peripecias de un psiquiatra francés que, a través de un artículo de un periodista barcelonés, se interesa por el personaje de Teresa Pla Meseguer, alias La Pastora, quizá el maquis más misterioso que generó la inmediata posguerra española. Nacida en 1917 en Vallibona (Castellón) con serias dudas sobre su sexualidad (quizá con seudohermafroditismo masculino), sus rasgos más hombrunos que femeninos fueron objetos de múltiples chanzas que culminaron desgraciadamente en una nunca bien o aclarada violación en 1949 en la que habrían participado o estado presentes miembros de la Guardia Civil. Fue entonces cuando, según la historia o quizá ya mezclada con la leyenda, cambió sus ropas femeninas por las masculinas y pasó de ser la Teresot a Florencio, actuando como maquis con el nombre de Durruti o La Pastora por las montañas del Maestrazgo hasta que fue capturada en 1960. Conmutada la pena de muerte, pasó 17 años en prisión y falleció en 2004.

          Una mujer de carácter fuerte, el sexo como elemento al que agarrarse (o no) para huir de la sociedad, un cierto individualismo y otro cierto pesimismo sobre las relaciones sociales son temas que rodean esa figura pero también son en realidad algunos de los leit motiv que marcan la trayectoria como escritora y también la de ensayista de Giménez Bartlett, una doctora en filología extranjera (inglesa) que apareció en 1981, hace exactamente 30 años, con un estudio sobre Torrente Ballester. Solo un año después debutaba en la ficción con Éxit, a la que siguieron, entre otras, Pájaros de oro (1987, su particular Thelma y Louise), La última copa del verano (1995), Secreta Penélope (2003) y Días de amor y engaños (2006). Pero sobre todo está Una habitación ajena (1997), recreación de las tensiones entre Virginia Woolf y su criada Nelly y que le proporcionó el primer premio de su carrera: el Femenino Singular, de Lumen.

          Un año antes de esa implícita reflexión sobre las mujeres y la condición de intelectual había probado con la novela policiaca. La culpa fue de Patricia Cornwell y de su libro La jota de corazones. "Si eso es lo último en novela negra yo también puedo", recuerda que se dijo y así lanzó en 1996 Ritos de muerte, que dio pie a las hasta ahora ocho obras de la saga de la detective Petra Delicado, cuya fama la llevó a una serie de TVE en 1999 con el rostro de Ana Belén. Fue un éxito notable en España pero espectacular fuera (le ha reportado diversos galardones; el mejor, el Raymond Chandler en 2008, como a John le Carré y John Grisham) que corrieron un velo sobre su producción más seria y sobre sus ensayos (El misterio de los sexos y La deuda de Eva). Pero eso fue hasta ayer.

          La noticia en su origen: Una historia del maquis gana el Nadal · ELPAÍS.com

          martes, 4 de enero de 2011

          Aviso III


          La ministra Pajín ha tenido un lapsus mental
          -con su apellido- y quiere convertirnos a todos en la 'Mercedes Milá' de los fumadores.

          lunes, 3 de enero de 2011

          Máximas y sentencias VI

          Habla a tu corazón desde la razón
          para que su impulsividad no genere daños colaterales.

          Igualmente, habla a la razón desde lo más profundo del corazón para que nuestros actos nunca sean mecánicos, sino justos y sinceros