miércoles, 10 de diciembre de 2008

Vida en otra galaxia?

HALLAZGO PUBLICADO EN 'NATURE'

La NASA detecta la presencia de vapor de agua y CO2 en un planeta fuera del Sistema Solar

  • El mundo conocido como HD189733b se encuentra a 63 años luz de la Tierra
  • Los expertos descartan que exista vida, ya que su temperatura es demasiado alta
  • Los hallazgos se han logrado gracias a los telescopios 'Hubble' y 'Spitzer'

Recreación artística del planeta HD 187933b, orbitando en torno a su estrelle. (Foto: NASA)

Ampliar foto

Recreación artística del planeta HD 187933b, orbitando en torno a su estrella. (Foto: NASA)

El Mundo - 10/12/2008 TANA OSHIMA

MADRID.- En los últimos años, el descubrimiento de metano y las sospechas de la existencia de vapor de agua han mantenido en el punto de mira a un planeta fuera de nuestro Sistema Solar conocido como HD189733b. Ahora, la NASA y un estudio de Nature confirman, respectivamente, la presencia de dióxido de carbono y agua en su atmósfera, todos ellos compuestos químicos que hacen soñar con la vida extraterrestre.

HD189733b, que se encuentra a 63 años luz de la Tierra, es un Júpiter caliente relativamente fácil de estudiar para los astrónomos. Está tan cerca de su estrella que le da nombre, HD 189733, que tarda sólo 2,2 días en girar en torno a ella.

Este exoplaneta tiene dos características interesantes. Es el exploneta de tránsito más luminoso de entre los que se conocen, lo que facilita el estudio por espectros a los astrónomos, quienes comparan las emisiones de luz del exoplaneta cuando pasa delante y detrás de su Sol. Estas diferencias permiten deducir la composición atmosférica del planeta, pues cada molécula tiene una forma distinta de emitir la luz.

La segunda característica concierne a las expectativas de la Humanidad: HD189733b tiene unos 1.200 grados Kelvin (más de 900 grados Celsius), una temperatura que, pese a las esperanzas, es incompatible con la vida. «Está claro que el dióxido de carbono no tiene nada que ver con la vida en esa atmósfera», explica Javier Armentia, astrónomo y director del Planetario de Pamplona. «También hay mucho CO2 en Marte, y en Venus, y que sepamos, allí no hay vida», añade.

No obstante, el descubrimiento de CO2 y vapor de agua en este exoplaneta es la culminación de una serie de resultados que se están extrayendo de HD189733b, «un planeta que está dando mucho juego», en palabras de Armentia. Así lo confirma el estudio publicado hoy en 'Nature', que viene a aportar nuevos datos sobre este planeta.

Un método eficaz para buscar vida

Según la investigación de Carl Grillmair, del Spitzer Science Center (EEUU), y colegas, efectivamente hay vapor de agua en HD189733b, pero además éste es más abundante en su cara diurna, la que mira a su Sol.

Como la Luna, este exoplaneta muestra siempre la misma cara a su estrella. La esperanza es lo último que se pierde, y se había barajado incluso la idea de que, en su cara oscura, la temperatura de HD189733b pudiese ser apta para la vida. Algo que se descartó con la sospecha de vientos muy rápidos en el planeta. «La atmósfera de ese planeta está girando muy rápidamente. Eso quiere decir que probablemente tenga enormes ciclones tropicales», continúa Armentia. «Es imposible pensar que la parte oscura sea fría».

El estudio de 'Nature' viene, precisamente, a dar soporte a esta idea. «Si hay más presencia de vapor de agua en la zona diurna del planeta, significa que la composición de la atmósfera cambia según gira. Debe haber una circulación con vientos importantes», puntualiza el astrónomo.

El estudio se basó en las imágenes recogidas por dos telescopios espaciales de la NASA, el Hubble y el Spitzer. Los científicos midieron la luminosidad tanto del planeta como de su estrella durante una sucesión de eclipses secundarios restando al espectro tomado antes y después del eclipse el espectro obtenido durante el evento.

Un comentario publicado en la misma revista 'Nature' por el astrofísico Drake Deming extrapola las posibilidades de este método mediante eclipses para poder hallar vida en otros planetas más candidatos. En la búsqueda de vida extraterrestre, escribe Deming, «el vapor atmosférico no es un biomarcador. Sin embargo, tenemos que aprender primero a detectar estas moléculas abundantes antes de poder identificar señales más sutiles de moléculas más escasas como el oxígeno molecular. Grillmair y sus colegas han dado ese primer paso».

Por su parte, Mark Swain, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, asegura que «el futuro de esta nueva frontera de la ciencia es extremadamente prometedor porque esperamos descubrir muchas más moléculas en las atmósferas de otros exoplanetas».

2 comentarios:

  1. Te dejé un mimo en mi blog de lanas...
    Besitos
    Lala

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias !!!
    Besos
    Mariluz

    ResponderEliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...