viernes, 11 de julio de 2014

El sitio del poema - Maia LB

Una voz desde dentro del "conflicto":



EL SITIO DEL POEMA


Dios lleno de misericordia
Dios está lleno de misericordia.
Si Dios no estuviera lleno de misericordia
habría misericordia en el mundo y no sólo en él.
Yo que corté flores en la montaña
y escudriñé la profundidad de los valles,
yo, que traje cadáveres desde las colinas,
puedo atestiguar que el mundo está vacío de misericordia.
Yo que fui rey de la sal junto al mar,
que estuve indeciso junto a mi ventana,
que enumeré los pasos de los ángeles,
que levanté pesas de dolor con el corazón
en competencias atroces.
Yo, que uso sólo una pequeña parte
de las palabras que hay en el diccionario.
Yo, que debo resolver enigmas contra mi voluntad
sé que si Dios no estuviera lleno de misericordia
habría misericordia en el mundo
y no sólo en él.
Yehuda Amichai (poeta israelí, 1924-2000)
Para nuestra patria
Para nuestra patria
Próxima a la palabra divina,
Un techo de nubes.
Para nuestra patria,
Lejana de las cualidades del nombre,
Un mapa de la ausencia.
Para nuestra patria,
Pequeña cual grano de sésamo,
Un horizonte celeste…y un abismo oculto.
Para nuestra patria,
Pobre cual ala de perdiz,
Libros sagrados…y una herida de la identidad.
Para nuestra patria,
Con colinas cercadas y desgarradas,
Las emboscadas del nuevo pasado.
Para nuestra patria cautiva,
La libertad de morir consumida de amor.
Piedra preciosa en su noche sangrienta,
Nuestra patria resplandece a lo lejos
Pero nosotros en ella
Nos ahogamos sin cesar.
Mahmoud Darwish (poeta palestino 1941-2008)
__________________________________________________
Durante 45 minutos estuve buscando este poema de Darwish en su idioma original. Hubiese querido traerlo también en árabe, y también el de Amichai en hebreo, pero no hallé el de Darwis o no supe comprenderlo y borré el de Amichai que ya tenía en la entrada. Si no traigo uno, tampoco traigo al otro, me dije. Sí, seguramente pasé por encima del poema en algún sitio y no lo comprendí. Es que ya no comprendemos ni a los que, se supone, hablan nuestro mismo idioma. Porque lo que está ocurriendo ni siquiera tiene nombre. Decir que es terrible es poco, sólo podemos acudir a los poemas, a las metáforas o alegorías; la única forma de expresar aquello que excede al verbo, a la palabra, es a través del acercamiento, de la sugerencia. El dolor es inaprensible y por tanto no puede ser nombrado, congelado, en una única palabra. Es allí donde entra el poema, es su sitio más apropiado. Pero yo no soy poeta y utilizo las palabras de otros, los que han sentido la angustia en carne propia y nos han regalado sus versos como asidero, aunque nos caigamos. Al menos nos caemos juntos. Nadie debe morir solo. Todo esto es terrible, diré, mis disculpas, pero es la única palabra que yo, en mis limitaciones, tengo al alcance. No solamente por el dolor actual sino porque esta demostración de poder por ambas partes no conduce a nada bueno. Y no me importa qué opine el lector de los motivos y razones que nos han llevado hasta aquí. Me tiene sin cuidado si está a favor o en contra. Antes me importaba. Me sulfuraba, me hacía daño. Un daño hondo. Ahora ya no: está demasiado lejos. Hoy quiero saber qué piensa, qué siente la gente de Ashdod, de Beer Sheva y de Gaza. Es una burla al buen juicio opinar sobre lo que no se conoce, aunque se esté seguro de saberlo todo.  No faltan héroes retóricos. Es más: abundan. En cuanto a mí, si al menos fuera capaz de odiar sería más fácil. Si una creyera que esta enfrenta traerá un acuerdo, sería más fácil. Si no pensara en el dolor ajeno, en los niños que corren, en las madres que lloran, en la sangre derramada, toda sangre, la nuestra y la de ellos (no incluyo terroristas, esos se pueden ir al infierno con todas sus vírgenes, no los echaré de menos) sería más fácil. Sería más fácil si no hubiese dejado de fumar y si no tuviera hijos, si no leyera las noticias, si no pudiera comprender la desesperación que nos empuja a hacer cosas que hubiésemos jurado no haríamos jamás, bajo ningún concepto. Pero cuando uno ve sufrimiento alrededor y la impotencia se transforma en un monstruo gris, un dragón que destruye todo lo que amas y lo que has visto construir a tus padres con un enorme sacrificio, imposible no pensar en el resultado fatal de estos enfrentamientos. No estoy a favor de la guerra. Tampoco estoy a favor de ver cómo tiran misiles una y otra vez sobre mi pueblo. Pero tampoco estoy a favor de la destrucción de aquellos que quieren destruirme. En síntesis, quien no cuenta con una teoría rígida, un dogma, sobre la que apoyar la cabeza por las noches, puede llegar a perderla. La cabeza y el alma, todo junto. Y los niños serán los primeros en perderse. Los niños y los animales que huyen despavoridos. Los que pueden. Los perros de la perrera a la que voy cada viernes y a la que hoy no iré, por cobarde, no pueden huir. Es que acá ya no cantan ni los pájaros. Hoy no he escuchado a ninguno y siempre los oigo por las mañanas. A veces incluso cierro la ventana para que no me distraigan si estoy escribiendo. Parece que se han ido. No los culpo. Quizá la próxima, sea yo.
__________________________________
(Me disculpo de antemano si hay errores ortográficos, gramaticales y demás en el texto final. No estoy de ánimos para la excelencia y lo he escrito como surgía, sin corregirlo al final, como suelo hacer. Tampoco responderé comentarios. Todo lo que quería decir, lo acabo de escribir. )

20 comentarios:

  1. Las palabras de Maia valen oro porque ella está allí, no es una espectadora lejana como nosotros.
    Me cuesta creer que sigan ocurriendo estas cosas en pleno siglo XXI, ese en que presumimos de tantos avances.

    Besos y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa igual, Blue :(

      Besos y paz (me gusta) :)

      Eliminar
  2. No puedo por mucho que quiera imaginar lo que se vive dentro de esa locura, la vida día a día, el dolor, la angustia, y tambien la rabia y la impotencia. Desde acá se puede opinar, decir, hablar....pero la realidad es de los que la vivís en vuestra propia carne.
    Verguenza de llamarnos humanos en ocasiones como ésta dónde lo que más brilla es la falta de humanidad.
    Un abrazo, Maia.

    Un beso, Mariluz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo agradezco tenerla a ella para decirnos la verdad que callan los informativos.

      Besos a ambas, Carmelilla.

      Eliminar
  3. Hilvanados así los hilos, tus sensaciones, tu posición, tu asfixia, te pronostican un largo futuro como loco. Bienvenida al conocimiento del género humano.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un grandísimo para ti, amando. Bienhallado :)

      Eliminar
  4. Dicho y leido queda. Lo que cada día vemos es incomprensible ¿siempre seguiremos igual?
    Un abrazo lleno de luz y paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que hay demasiados intereses que nada tienen que ver con el bienestar de ambos pueblos. El llano, ese que cada día sobrevive, como puede, a sus gobernantes.

      Uno grande para ti, San.

      Eliminar
  5. A mi este tema me deja sin palabras e inmensamente avergonzado y triste de ser un ser humano... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto el mismo sentimiento, Genín. Por todas las víctimas, sin banderas.

      Salud y besos

      Eliminar
  6. Mi niña... solidarízate con esto... ven.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Mariluz por ser siempre una piedra de toque ante este mundo desenfrenado y lleno de dolores ajenos y propios que tenemos miedo de mirar a la cara.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti siempre, guapísima.

      Un beso enorme

      Eliminar
  8. Me había perdido esta entrada, y la leo ahora al preguntarme desde cuándo no habías publicado nada.
    Te mereces tu nombre, Luz.
    Abrazos solidarios.

    ResponderEliminar
  9. Un gusto verte, preciosa... que luego te das unas perdidas que es un encanto, pero entiendo que la vida hay que vivirla y no todo es el bloK, jajaja. Agradezco tu desenfado con las excelencias, que siempre es más lindo con algo de defectos.
    ¡¡Un abrazo enorme descomunal, prietita, de parte de esta indita malamansada y acabada de bajar del cerro tamborazos jajaja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja ¡ay! Sara Sarita... los años empiezan a notarse en este cuerpo pequeño. Me tiene apartada una tendinitis bastante dolorosa en el hombro derecho. Me tienen restringido el uso del pc. Pero de vez en cuando vendré por aquí.

      Un abrazo fortísimo, Sara. Y gracias por todo.

      Eliminar
  10. Mientras siga habiendo banderas
    que nos alejen de ser hermanos,
    mientras se construyan muros y alambradas
    que coarten nuestra esperanza,
    mientras unas manos se lucren
    con la sangre de millones de muertos…
    seguiré luchando.

    Y aunque soy cobarde
    no dejaré que su odio me atenace,
    y aunque me digan que estoy lejos y a salvo
    no dejaré de sentir su llanto,
    y aunque las pruebas me confirmen cada día
    lo inhumano de esta raza humana…
    seguiré creyendo.

    Porque se que puede haber luz
    hasta en el más oscuro corazón,
    porque se que puede haber misericordia
    hasta en el aquel que jamás amó,
    porque se que puede haber perdón
    hasta en aquel que más sufrió…
    seguiré caminando.

    ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Ibso. ¡Gracias por compartir no solo belleza!
      Un abrazo grande.

      Eliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...