martes, 19 de marzo de 2013

Con el aceite usado...

Una joven emprendedora argentina ha patentado un pequeño electrodoméstico sostenible que permite transformar el aceite usado en jabón biodegradable de una forma “práctica y segura”, lo que evita además contaminar el agua al verter este producto contaminante por el fregadero de la cocina.
La diseñadora es Analía Blanco, una joven de 30 años que cursó estudios de ingeniería industrial en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y cuyo proyecto está siendo desarrollado bajo el programa 2012-2013 de la incubadora valenciana de proyectos sociales, Socialnest.
Vía | XatakaCiencia

24 comentarios:

  1. Esto es lo que hace falta. Para que luego reduzcan las ayudas a la investigación ¿hay mejor manera de invertir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El loco dice se compraría una de esas máquinas y haría jabón con el aroma del mar.

      Nos gobiernan imbéciles avaros y sin escrúpulos.

      un abrazo

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Ahora que tenga un buen padrino y le patrocinen su fabricación :)

      un abrazo

      Eliminar
  3. Todo eso es lo que debían fomentar. Es una buenísima idea y seguro que el aparato no costaría mucho. Bien por esa chavala!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que deberían pero... ya sabemos que le resultará difícil encontrar financiación. A ver

      un abrazo :)

      Eliminar
  4. Aquí sigue la tradición y no han dejado de hacer el jabón a mano con ingredientes naturales que es mucho mejor y barato que el industrial, además de ser totalmente ecológico...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen los pueblos pequeños. Es verdad.

      Salud y besos :)

      Eliminar
  5. En mi casa hubo una época en que estuvo "de moda" y se hacía, sin aparato. Volveremos. El aspecto es bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y de color será?... ¿blue? ;)

      Un beso :)

      Eliminar
  6. En casa, mi madre, lo sigue haciendo...
    Besos, Mari Luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Siii?... ¿con olor a mar y forma de espuma de ola? ;)

      Besos, Carmelilla :)

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Pues ya somos dos, dice el loco ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  8. maravillosas personas constructivas que nos recuerdan continuamente que somos mas los buenos, los que pensamos en positivo a pesar de lo que a veces nos rodea, y que sentimos cada vez mas cerca...


    saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu mirada positiva, Adelfa ¡gracias por traerla!

      Un gran abrazo para ti

      Eliminar
  9. Anda que no se lo vi hacer yo veces a mi abuela. Como decía Serrat, aquella sabiduría de quienes sabían lo que tenían dentro los colchones. ABrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento huérfana doblemente, nunca conocí a mis abuelas... pero ¡seguro! que ellas también se las ingeniaban así de bien.

      ABrazos para ti :)

      Eliminar
  10. me parece una idea fantástica !!!
    Besossssss !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y que forma le daríamos, Maia? ¿y el olor?...

      Abresossssss!!!

      Eliminar
  11. Olor a lavanda.
    A pelo huele como el Lagarto, hasta se siente y ve igual. El problema es que hay que mezclar el aceite con sosa cáustica (NaOH), que si no es la más, es de las bases (álcalis) más fuertes. Conozco aquí donde estuvo una fábrica, derrumbaron, recubrieron, construyeron luego con casas baratas y... ahora se caen a cachos (exagero algo). Ese jabón obstruye los desagües y como nadie lo hace en proporciones bien, te quema o te expone más fácil a tener cáncer de piel.
    De campamento nos enseñaron a lavar los cacharros con boñigas (plastas o caca de vaca (nitratos)) y con cenizas de la hoguera (carbón activo). Mi abuela blanqueaba sobre el césped (oxígeno) y hace pocos siglos se compraba la orina (amoniaco) para rematar la faena de la manteca de cerdo. Lo mejor para mí, es el tricloroetileno, pero está prohibido.
    Soy un neoecologista que no busca enojarte, sino que me llames listillo o imbécil y con el tiempo, al oler lavanda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando huela la lavanda me acordaré de ti, bixen, y nada de imbécil o listillo... te recordaré porque nos enseñas muchas cosas; nos hablas como si estuviéramos en una tertulia y eso ¡¡me'ncanta!!

      Un abrazo (o dos)

      Eliminar
  12. Que tenga suerte...
    Eso sí, conozco cada vez más gente que vuelve a hacer jabón a la manera antigua y cualquier carnicero sabe que vuelve a venderse la grasa de los animales para esto mismo.
    No sé si alegrarme...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues visto así... el loco tampoco sabe si alegrarse, Maese Pedro.

      Besos para ti :)

      Eliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...