jueves, 5 de abril de 2012

Día del amor fraterno

El obispo de Ciudad Real baja del púlpito y se enfrenta a Cospedal por los recortes 

María Dolores de Cospedal ha organizado un buen revuelo mediático con sus declaraciones en plena Semana Santa en Ciudad Real. La presidenta del gobierno autonómico ha dicho sin tapujos que “ella no valora la palabra de los obispos”. La polémica está servida entre la máxima autoridad eclesiástica de la capital manchega y la presidenta de la Comunidad por el tema de los recortes y la reforma laboral. Algunos sectores del PP se han referido al Obispo de Ciudad Real como el “cura de la conciencia obrera”. Todo este conflicto viene desde el día en que Antonio Algora, en el semanario de la Iglesia Con vosotros, se le ocurrió atizar las conciencias de la diócesis, atacando las medidas del gobierno, con frases como. “¿De verdad no hay otras soluciones para crear puestos de trabajo? Parece mentira que, a día de hoy, tengamos que echar mano de usos del pasado, que trajeron tanta injusticia y explotación a los trabajadores”. El religioso no comprende estas medidas gubernamentales y se pregunta: “No sé si es muy descabellado pensar que, en el río revuelto de la crisis, están pescando los más poderosos sin contar con la opinión de la sociedad”. En este sentido, el obispo de Ciudad Real asegura en la misiva que no le toca juzgar la conveniencia de esta reforma en el aspecto técnico o jurídico, pero pide "a las instancias políticas, sindicales, empresariales, financieras y a los distintos colectivos de expertos que actúen con responsabilidad". Verdades como puños Para los políticos de la oposición, las palabras del religioso “son verdades como puños que nos han sorprendido gratamente escucharlas desde el púlpito de una iglesia que parecía más cercana a la derecha en el poder que a la mayoría de los ciudadanos, en particular de la clase media y trabajadora”. El PSOE ha asegurado que no le sorprende la carta del obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, criticando la reforma laboral, porque al PP "no hay nadie en este país que la respalde al cien por cien". María Dolores de Cospedal no está de acuerdo con este postulado de sus adversarios políticos y, en un encuentro que mantuvo ayer con los informadores, dijo al respecto que ella no valora las palabras de los obispos. Esta frase de doble sentido, según fuentes del Partido Popular, ha caído como un jarro de agua fría en los sectores más conservadores por la manera “tan airada y soberbia de tratar la presidenta la figura de un obispo”. Los más débiles Pero eso no es todo. Organizaciones católicas de base que, siempre han defendido los derechos de los más débiles, han lanzado documentos en este mismo sentido. Es el caso de la Juventud Obrera Cristiana y la Hermandad Obrera de Acción Católica. El documento fue distribuido a las parroquias con un comentario del delegado de Pastoral del Trabajo del Arzobispado de Madrid, Juan Fernández de la Cueva. Poco más tarde, el cardenal Antonio María Rouco ordenó a sus vicarios que desautorizasen sendos documentos "a la mayor brevedad". Sin embargo la carta de Antonio Algora aludiendo a que con las reformas del gobierno “siempre pierden los mas débiles” no ha podido ser “eliminada” ni “borrada” y se ha convertido en estandarte de algunas parroquias de la región.

8 comentarios:

  1. No me lo puedo creer...
    Me gustaría tanto que la Iglesia se dejara de tapujos y pusiera los puntos sobre las ies...
    No por mi, yo no soy creyente, pero no cabe la menor duda de que esa postura franca y sincera, a ellos les vendría muy bien para su tan deteriorada imagen, pero es que a España le vendría genial!
    No creo que la derecha se pegue con la Iglesia, pero vivir para ver...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Y doña Cospe llevando el paso...según una foto que publica Rafa de Kabila.
    Y eso de "no valora" ¿quiere decir que no le da valor o que no hace valoraciones?...
    Hay que ser "listilla".

    ResponderEliminar
  3. ¿Pero desde cuándo al PP le han interesado los trabajadores? Y si el obispo sale en su defensa —en la de los trabajadores, digo— pues automáticamente el PP los pasa a segundo plano, aunque eso sí, como dice Mariajesús, doña Cospe intente hacer méritos llevando el paso de la procesión.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. No conocía la polémica, pero ante un pepero y un cura obrero, mil veces el cura obrero.

    ResponderEliminar
  5. No me atrevo a comentar siendo de afuera.
    Solo que pasé a saludarte.

    Tamally maak

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco soy creyente y muy anticlerical, antijerarquía católica, sobre todo. Dicho esto, debo reconocer que, por una vez y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con un obispo, ¡ya era hora de que la iglesia dijera algo en favor de la gente que lo está pasando tam malísimamente mal! Si vierais las colas que hay cada día en la Cruz Roja a la hora del reparto de la "compra". Cada vez podemos dar menos porque cada vez hay más gente que si no fuera por eso, no comería.Te da una tristeza que dan ganas de llorar. Mires a donde mires hay gente que está sufriendo esta crisis, la mayoría en silencio que es lo más estremecedor.
    Gracias por darnos una buena noticia sobre la iglesia, suelen ser siempre horrorosas.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Alucino leyendo esto, pensé que estabas de broma y el post acabaría diciendo que eso pasaría en un mundo ideal, pero parece que es verdad. Y me alegro de, por fin, la Iglesia sea crítica y no diga amén a todo, sólo porque lo dicen los suyos.

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla estas noticias, traen como un aire de que no todo está podrido en Dinamarca...

    ResponderEliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...