viernes, 2 de marzo de 2012

Consumo preferente Vs Fecha de caducidad

Está claro que hay que tener muchísimo cuidado con los alimentos que tienen fecha de caducidad, pero han creado una tremenda confusión desde que nos han modificado el lema por "consumo preferente". No te pierdas el artículo que la OCU ha puesto en circulación y que el loco nos trae de la mano de "Xatakaciencia"

Consumo preferente Vs Fecha de caducidad ¿Existen diferencias? 
Hasta hace pocas semanas, la Agencia de Seguridad Alimentaria del Reino Unido (FSA) recomendaba que no se consumieran huevos después de su fecha de consumo preferente.

Ahora, en cambio, opinan que se pueden utilizar durante uno o dos días después de esa fecha, siempre que estén bien cocinados.

La fecha de consumo preferente de un alimento indica que, si se conserva en las condiciones adecuadas, mantendrá su calidad hasta ese momento (su aroma, textura, gusto y apariencia).

La mayoría de los alimentos están etiquetados con este tipo de fecha.

Si se supera, el consumo del alimento debería ser seguro, pero su calidad no será óptima. Por tanto, no hay razón para tirar indiscriminadamente a la basura cualquier producto que haya superado su fecha de consumo preferente, una costumbre que está provocando un enorme despilfarro de alimentos.

Antes de tirarlos, pruébelos: pueden estar perfectamente comestibles.

Las fechas de caducidad, en cambio, se utilizan sólo en alimentos muy perecederos y están relacionadas con la seguridad.

Superada la fecha de caducidad, el consumo de esos alimentos pueden entrañar un riesgo de intoxicación alimentaria. Conviene respetarlas siempre.

9 comentarios:

  1. Muy interesante este post. No tenía ni idea. Muchas gracias MariluzGH por la información.
    Un abrazo.
    ibso

    ResponderEliminar
  2. Trabajo con embutidos y es muy importante la cadena de frío; tanto o más su manipulación antes y después de su cocimiento/curado y empaquetado. Son matemáticas, que se pueden ver fácilmente en gráficas de la proliferación exponencial de las bacterias.
    A lo que voy: En México tomo a diario lactobacilos por prescripción médica (la venganza de Moctezuma), sin embargo de niño, "veraneando" en Francia con mi tía, comíamos (mis primos, mi hermano y yo) yogures y frutas (que le regalaban en los súper) pasados de fecha y nunca nos pasó nada; riquísimo!

    ResponderEliminar
  3. Las fechas de consumo preferente son una estrategia comercial, no son otra cosa. Puedo comprender la fecha de caducidad, claro, pero lo de consumo preferente parece una contradicción: las cosas están buenas para ser consumidas o no, no deberían haber medias tintas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno...yo si esta caducado de pocos dias y depende que productos sean me animo y me importa tres rabanos, me tomo el producto.Ahora,si lleva mucho tiempo caducado...10 dias...ya no.Y con medicamentos por supuestiiiiisimo que ni de broma.Millll besitosss

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja nunca miro las fechas, pero si la calidad y estado del producto.

    ResponderEliminar
  6. Para mí , más que la cadena de frío lo que se rompió es la cadena de confianza.
    Cuando éramos chicos no había fecha de caducidad en los productos, menos que menos consumo preferente. Cualquier ama de casa sabía , por ejemplo, cuando un huevo estaba bueno, poniéndolo en agua y mirando si se iba al fondo o no; o la mantequilla, si estaba amarilla servía para fritura , pero no para untar el pan, porque su sabor era rancio, etc etc etc. Cuando éramos chicos sólo servía oler y si olía mal, decir: ¡está podrido!
    Si recién lo había comprado tu madre, te decía, vete a lo de Don Pepino y dile que lo que me ha vendido está podrido.
    Y si don Pepino era de confianza, honesto y sabía algo de marketing sin haber estudiado, te lo cambiaba y te pedía perdón, aunque fueses un niño. Y si era un tipo de mala leche, te decía, que no.
    Y jamás se le volvía a comprar a Don Pepino. Y Don Pepino debía irse al tiempo o soportar las bromas pesadas del barrio. Pero en general, Don Pepino era el hijo de algún inmigrante que sabía que tratar bien a la gente era su mejor anuncio para poder seguir haciendo dinero, y alimentando a su familia, y a sus hijos darle estudio.

    Hoy, lo que las gentes pudientes suelen tirar a la basura , se lo comen algunos chiquillos que a la noche hurgan como los perros, y hacen lo mismo que hacíamos nosotros cuando éramos chicos, saben perfectamente cuando algo está podrido, y aún así, si la época está dura, se lo dan a su perro. No para matarlo, para aprovechar hasta el último pedacito de comida. eso en una micro realidad, en una macro realidad, los países subdesarrollados o en vías de...jaja...me hace reír eso del desarrollo!...perdón, los en vía de se comen lo que les sobra a los que están allá arriba, y así todos seguimos haciendo el caldo gordo de algunos señores muy muy ricos, no les voy a llamar feudales, pero imagínenselos, que se ríen de nuestra fecha de caducidad, y calculan , cuándo, preferentemente, nos van a terminar engullendo, si antes, o después.
    Disculpá Mariluz por toda esta perolata, pero estoy cabreada. Besos!

    ResponderEliminar
  7. Estas son las martingalas del progreso ¡¡
    Con tu permiso lo difundo en REdSISTENCIA un grupo de facebook aobre consumo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Uy, si tú supieras!! Soy una especialista en comerme cosas pasadas de fecha, algunas por caducadas, y otras por fecha de consumo preferente pasada, y jamás me ha pasado nada por eso.

    Hace ya unos cuantos años, una compañera de trabajo cuyo marido trabajaba en una conocida marca de yogures, nos dijo de buena tinta que en partidas de yogures producidos el mísmo día, a unos les ponían una fecha de caducidad, y a otros otra bastante posterior. Desde entonces jamás he hecho caso a las fechas –de hecho la semana pasada me comí un yogur que estaba en la nevera por lo menos desde diciembre (no suele ser lo habitual tanto tiempo, eh)–. Sí que, si veo que la fecha está pasada, lo huelo y lo miro bien a ver si hay algún indicio de algo.
    Lo mismo hago con cualquier producto: dejarme llevar por los síntomas evidentes, el sentido común y la intuición.

    Por el contrario también me ha pasado alguna vez abrir un yogur dentro del plazo de consumo adecuado y encontrarme con algún circulito de moho.

    Besos frescos, recién saliditos del horno, y sin fecha de caducidad. :)

    ResponderEliminar
  9. El post esta más que interesante porque ayuda a quitar miedos que todos tenemos sobre estas fechas de caducidad.
    Pero creo que el mayor mal y dentro de la fecha de consumo esta en la rotura de la cadena de frío durante la comercialización de aquellos productos que necesitan de él como son los lácteos.
    Gracias por comentar

    Besos

    ResponderEliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...