lunes, 21 de noviembre de 2011

Investigaciones inútiles o de risa

PSICOLOGÍA SOCIAL

Una conducta prosocial aporta bienestar a la persona que la ejecuta. A esta conclusión han llegado las investigadoras Tristen Inagaki y Naomi Eisenberger, de la Universidad de California en Los Ángeles, tras estudiar la actividad cerebral de mujeres que observaban cómo sus respectivas parejas recibían descargas eléctricas desagradables. Mediante resonancia magnética funcional, las autoras del estudio examinaron en las mujeres los sustratos neuronales que se relacionan con los efectos beneficiosos de dar apoyo a un ser querido. La investigación se centró en el estriado ventral y el área septal, regiones cerebrales a las que se asocia con el comportamiento maternal.

El experimento
La prueba contó con una veintena de parejas. Mientras la mujer se encontraba dentro del escáner, observaba como su compañero sentimental recibía descargas eléctricas desagradables. Parte de las 20 voluntarias podían coger el brazo de su pareja durante el proceso de descargas, otras, en cambio, debían observar la escena sin poder dar muestras de apoyo a su compañero(sujetando su brazo mientras experimentaba el dolor físico).

Las investigadoras observaron que en el cerebro de las mujeres que podían tocar a su pareja sentimental se estimulaba el estriado ventral y otras zonas del centro de recompensa del encéfalo. También se activaba el área septal, zona relacionada con la reducción de estrés, entre otras funciones. En cambio, cuando los hombres dejaban de recibir las descargas eléctricas no se observaba ninguna actividad en las regiones cerebrales de las participantes, aunque siguiesen tocando el brazo de su ser querido. Es decir, la actividad compensatoria del cerebro solo se observaba si el tocamiento tenía una función de apoyo. La reacción se registró en especial en el estriado ventral y en el área septal, regiones de recompensa a las que se vincula con la conducta maternal, así como con la atenuación de miedo. Las investigadoras asociaron la mayor actividad en ambas regiones cerebrales con un sentimiento de bienestar ante la efectividad de dar apoyo y de conexión social.

Según se indica el estudio, hasta ahora la mayoría de las investigaciones sobre el apoyo social se habían centrado en la recepción de apoyo social, no en la prestación del mismo.
--------------

Y el loco, que hoy está más ácido que ayer (y no sé si menos que mañana) dice: ¿acaso el sentimiento "paternal" es menos importante y se encuentra en otro hemisferio (¿polar tal vez?) lejos del "estriado ventral y el área septal"?... ¿y por qué no han hecho la prueba a las demás parejas del mismo sexo?, ¿acaso existe un riesgo por  exceso de acción "maternalista" o "paternalista" en el nuevo orden mundial? (que el loco no sabe lo que es pero dice que suena muy bien)... ¿realmente era necesario gastar (sabe Dior cuánto) dinero para descubrir lo que llevamos milenos experimentando? entiéndase el gustirrinín que entra por el cuerpo cuando alguien agradecido por tu ayuda te lo dice y además te lo demuestra...

Yo leo y callo... a veces es lo mejor ;)

14 comentarios:

  1. Es cierto, desde que el hombre es hombre sabe lo gratificante que es dar y recibir apoyo, pero ya sabes que vivimos en un mundo en el que aquello que no se puede demostrar sobre el papel no es válido. Pero vamos, que también podrían haber ido al Cuerno de África a repartir alimentos, lo hubiesen comprobado y, además de ahorrar, habrían hecho una buena obra, digo yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. O incluso repartir sus presupuestos con Abelardo, nuestros estriados saltarían de gozo ¿a que sí?

    dos para ti, guapa :)

    ResponderEliminar
  3. Vamos, con que me lo hubieran preguntado a mí habría bastado.
    Fíjate todo lo que se podían haber ahorrado y el sentimiento de bienestar que habrían experimentado si, como dice Mercedes, lo hubieran repartido entre quienes padecen la hambruna.

    A mi me pasa como al loco, que muchas veces no acabo de entender la necesidad de hacer investigaciones tan sesudas sobre las cosas más insignificantes.
    ¡Con la de gente necesitada que hay en el mundo!

    Besos y abrazos (es que se me estimula el estriado ventral y el área septal cuando te doy mi apoyo, y me hace sentir muy bien)

    PD: Por cierto... eso del "estriado ventral"... ¿a qué se refiere, a las estrías de la barriga? :))
    (Es por ponerle una gotita de humor)

    Más besos, que los anteriores han quedado semicamuflados.

    ResponderEliminar
  4. "Una conducta prosocial aporta bienestar a la persona que la ejecuta".

    ...

    ¡¡¡NO JODAS!!! Jamás se me había pasado por la cabeza.

    ¡¡¡MÁS SUBVENCIONES A LOS INVESTIGADORES!!! El mundo necesita de tan brillantes conclusiones.

    Vamos, saca el vino.

    ResponderEliminar
  5. A mi izquierda queda un muro duro que me raspa, Mariluz, el hombro.

    Besos, mil.

    ResponderEliminar
  6. Y eso no es lo peor. Lo peor es que esas cosas se utilizan luego como castigo...He leído hace tiempo que lo alemanes, en sus campos de concentración, sabiendo que la mayor gratificación que nos produce el trabajo es verlo realizado, mandaban a los concentrados hacer un muro y al día siguiente deshacerlo, para que no tuvieran ni siquiera placer en el esfuerzo...para eso sirven los estudios...

    ResponderEliminar
  7. El loco tiene razón. O como mínimo hace bien en cuestionarlo todo.

    A mí lo de maternal o paternal no acaba de gustarme, porque yo tengo mucho de maternal en mi relación con los bebés, por ejemplo, pero yo me pregunto si eso es maternal, es paternal, o es una cosa que es más genérica, un sentimiento de protección, de afecto, de necesidad de darse que más o menos a todos se nos despierta en algunas circunstancias. Y que probablemente ese sentimiento ha sido históricamente reprimido en el hombre, pues era el guerrero y debía salir a buscar el sustento para él y los suyos...

    ResponderEliminar
  8. Yo voy a seguir leyendo en silencio, que creo que ya está todo dicho, e investigado ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ... A veces es lo mejor. Besos, muchos!

    ResponderEliminar
  10. ¿Mande? jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  11. El loco está que arde y me encanta. Comparto las dudas del loco (oh sorpresa!)
    Al menos esta vez no experimentaron sacándole la mitad del cerebro a algún mono o viendo si algún perro llora mientras le cortaban la cola sin anestesia a alguno de su raza ...esas son cosas que pueden llegar a volverme loca de rabia y furia e impotencia.
    Te abrazo

    ResponderEliminar
  12. Este loco tiene un punto de locura fantástico.

    Sakudos.

    ResponderEliminar
  13. el estriado ventral y el área septal toma ya! y yo tan feliz pensando que era el corazoncito...
    Besos mariluz!

    ResponderEliminar
  14. Fuuuuaaaa... Y para esto
    gastaron electricidad
    Me hubieran preguntado a mí
    por qué se me escama la piel
    Cuando me abrazan

    Tamally maak

    ResponderEliminar

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...