miércoles, 29 de diciembre de 2010

Dudas existenciales II


¿Por qué no guardamos silencio y dejamos que se escuche sólo el sonido de nuestras acciones?

Dudas existenciales

¿Por qué los futbolistas pueden plantearse no jugar el domingo día 2 de enero y -sin embargo- los reponedores y demás trabajadores tienen que trabajar sin excusas, cobrando infinitamente menos sueldo?

lunes, 27 de diciembre de 2010

17.520 horas

Esas son las que llevo sin fumar, que divididas entre 24 nos dice que son 730 días, o 24 meses, o dos años, como quieras, el caso es que hoy 27 de diciembre de 2010 llevo, exactamente, 17.520 horas sin fumar ni un cigarrillo. ¡Me felicito! y te prometo que nadie me obligó, simplemente quise gastarme una inocentada para el día 28 y no me costó ningún esfuerzo, así que... ¿para qué lo iba a encender el 29?... y después de varias semanas paseando el paquete en el bolso ¿para qué iba a encender uno si no tendría buen sabor?

Se puede dejar de fumar sin incordiar a nadie que lo haga y sin pasar a ser una histérica, para muestra un botón

sábado, 25 de diciembre de 2010

Aviso II



¡Prueba superada!


Rudolf,  representante sindical
de renos, duendes y elfos
pilotos libres de  controladores

jueves, 23 de diciembre de 2010

El país de las mujeres

Gioconda Belli lleva la utopía feminista a su nueva novela

En “El país de las mujeres” la escritora nicaragüense recrea cómo sería un estado gobernado exclusivamente por mujeres.

Periodismo-Humano - Majo Siscar · (Guadalajara, México)

¿Se imaginan un país dónde las mujeres tomaran el poder absoluto? ¿Donde superaran el feminismo para imponer la doctrina del felicismo? ¿un país donde los centros de trabajo tuviesen guarderías para que las madres y padres trabajadores dejasen a los niños y los pudiesen ver a la hora del café, o escaparse del trabajo para darles el pecho? ¿donde los violadores fueran expuestos en jaulas en las calles para que sintiesen la vergüenza que les queda en la piel a sus víctimas?


El país de las mujeres ha recibido el premio hispanoamericano de novela, La otra orilla 2010, elegido entre 615 manuscritos.

Eso y mucho más es lo que propone El país de las mujeres, la última novela de la escritora nicaragüense Gioconda Belli, publicado en agosto por La Otra orilla. Esta autora, militante sandinista en los 70 y 80, revolucionó la poesía centroamericana con su primer libro de poemas Sobre la grama (1972) al abordar sin tapujos el cuerpo y la sexualidad femenina. En sus libros, siempre ha mantenido una perspectiva emancipatoria y feminista. Ahora, la autora del famoso poema “yo bendigo mi sexo”, vuelve a la carga al proponer a través de la ficción un estado donde gobiernan solamente las mujeres.

“Recurro a mi imaginación de novelista, recurro a la historia, a la ley de las probabilidades, la dialéctica y los imprevistos; recurro a mi fe en la vida y a sus sorpresas(…) Me digo que la más seria epidemia y la enfermedad contra la que hay que vacunarse, es la indiferencia. Sigo entonces viviendo, creyendo, escribiendo”, escribía en junio la escritora en su blog.

Y realmente el libro que entonces estaba a punto de publicar, es una vacuna contra el cinismo. Ante la corrupción, violencia, machismo y pobreza endémica que corroen a los países latinoamericanos, Belli receta una administración basada en el cuidado y la sensualidad. A través de un intento de asesinato y un análisis clarividente de la idiosincrasia femenina, Belli plasma con gran habilidad literaria su utopía en Faguas, un alter ego literario de Nicaragua, que ya usó en La Mujer Habitada (1988). Este país, como la mayoría de los latinoamericanos tiene para la escritora “una mentalidad como de mujer dependiente y abusada”, fruto de las corruptelas de los hombres que han ostentado el poder hasta ahora, ante lo que un grupo de féminas emancipadas deciden organizarse para recuperarlo. Para ello conforman el Partido de la Izquierda Erótica, el PIE, un partido que pretende cuidar el país como si se tratara de la casa. Ya en su manifiesto se comprometen a “limpiar este país, barrerlo, lampacearlo, sacudirlo y lavarle el lodo hasta que brille en todo su esplendor. Prometemos dejarlo reluciente y oloroso a ropa planchada”. Su bandera es un pie con las uñas pintadas, pues parten de la idea que las mujeres deben empoderarse, ponerse de pie, y con un pie delante del otro, hacer camino.

“Hay un potencial extraordinario en la participación de las mujeres en la sociedad que no lo hemos percibido porque realmente no lo hemos hecho aún plenamente. Participamos siempre con una carga gigantesca, obligaciones domésticas, con los niños,… la sociedad no nos ayuda. Si el mundo fuera diseñado por las mujeres, todos los empleos tendrían unas guarderías maravillosas, por ejemplo. ¿Porqué vamos a ir a trabajar y dejar a nuestros hijos en la casa? Lo dejamos en la guardería del trabajo, trabajamos, y en la hora del café vamos a ver a nuestra criatura. Habría unos cubículos especiales donde la mujer pudiese tener a su niño a la orilla, o unos cubículos de lactancia materna, donde te llevasen a la niña desde la guardería para que le dieses el pecho. ¿Porqué no existen esas cosas? De eso se trata el PIE, tenemos mucho que darle al mundo pero no se lo damos porqué estamos atrapadas”, explicó Belli en la presentación de su libro en la Feria de Guadalajara.


Belli siempre ha mantenido en su literatura una perspectiva feminista y de justicia social. Foto FIL / Diego Zavala Scherer.

Pero la idea del PIE se remonta a años atrás. Es un pequeño homenaje a un colectivo de mujeres nicaragüenses que se organizaron después del triunfo de la revolución sandinista bajo la inspiración de un poemario de la guatemalteca Ana María Rodas, Poemas de la izquierda erótica, un manifiesto poético sobre la sexualidad de la mujer en los años 70. “En los 80, un grupo de mujeres que participamos en el Frente nos empezamos a juntar porqué veíamos que la Revolución -como suele suceder en las revoluciones- nos estaba desplazando poco a poco y no ponía la problemática de la mujer en un lugar central sino que la aplazaba para cuando pasaran todas las cosas importantes que había que hacer. Nosotras discutíamos que cosas podíamos hacer desde nuestro lugar o trabajo particular”, recordó Belli.

Y algo parecido hacían las mujeres que conforman el PIE en la novela, hasta que aprovechan la popularidad de una de ellas, Viviana Sansón, una reconocida presentadora de televisión, para conformarse como partido y hacer una particular campaña de proselitismo político, enfocada especialmente al sexo femenino. Parten de la premisa que las mujeres son mayoría en la sociedad y que si consiguen juntarlas a todas podrían ganar, pero realmente ni ellas mismas creen poder romper la estructura bipartidista y caciquil de la democracia de Faguas. Hasta que la naturaleza intercede por ellas. A pocos días de las elecciones, un volcán explota y sume el país durante tres días en una nube tóxica. Cuando amaina la neblina las ONGs de ayuda internacional descubren que el humo desplomó considerablemente los niveles de testosterona y por eso, los hombres no dan pie con bola durante semanas. A partir de este acontecimiento casi paranormal, el PIE logra ganar las elecciones y conforma un gobierno compuesto únicamente por mujeres, desde el escalón más bajo del funcionariado hasta la Presidencia y el Consejo de Ministras. Aún así Belli asegura que no cree en un poder excluyente, su medida es solamente temporal. “La idea del PIE es reformular totalmente el poder. Los hombres se han organizado entorno a él durante muchísimos siglos y ahora la mujer que accede tiene que comportarse como hombre para ser aceptada.  Nosotras queremos un estado, un gobierno y un poder de otro signo y los hombres crean una distorsión en el panorama. Están queriéndonos decir constantemente como hacer las cosas. Entonces la presidenta del libro les manda a descansar todos temporalmente. Los hombres también necesitan una reeducación, saber lo que es el hogar, estar con sus hijos, esa experiencia de lo doméstico ha sido una gran pérdida histórica para los varones”, aseveró.

Con medidas como esta, las mujeres del PIE bautizan su corriente como felicismo. A diferencia de otras ideologías, el felicismo no se preocupa por la macroeconomía ni la geopolítica, sino que se centra en mejorar la vida cotidiana de la gente desde la premisa de la equidad y el desarrollo social. Es la propia apuesta personal de Belli, quién pese a haber militado y gobernado con los sandinistas de los 80, se distancia muchísimo del gobierno actual de Nicaragua, presidido por Daniel Ortega. “Es triste ver que la izquierda latinoamericana está volviendo a los lugares tradicionales, a reeditar muchos comportamientos y planteamientos de un sistema que ya habíamos dado por fracasado. El socialismo y el comunismo tienen ideas muy bellas, pero implica anteponer lo colectivo a lo individual y llevan implícitamente a ciertas pérdidas de libertades. El gran reto de este tiempo es lograr una justicia social colectiva al mismo tiempo que se respeta la libertad individual”, espeta.

Al ser preguntada sobre porqué un partido de la izquierda erótica y no un partido feminista, Belli  defiende el PIE como algo “más gozoso”. Se define feminista de la diferencia, y defiende la feminidad y la sensualidad de sus personajes como una toma de distancia del feminismo radical. “Frecuentemente se asume la feminidad como una carga, como una victimización, y lo que las mujeres del PIE plantean es que vivamos la feminidad como una maravilla, como un orgullo”, arguye.

Otra de las reformas del PIE en el poder es la legalización del aborto. “Hay situaciones donde no puedes tener un hijo, y ahí es donde entra la medida del aborto inevitable, pero si la sociedad no te penalizara por ser madre, si te diera la posibilidad de tener un hijo y de criarlo y de tener esas compensaciones,… pero las mujeres hemos estado tan obsesionadas por entrar al mundo del hombre que hemos entrado de cualquier manera, y ahora, en Europa por ejemplo, las mujeres cada vez tardan más a tener hijos”, defiende esta madre de un chico y tres chicas.


En la presentación de El país de las mujeres, Belli se mostró risueña y entusiasmada con el recibimiento de su idea de un gobierno únicamente femenino. Foto FIL / Ana Cristina Rodríguez Martínez

Para facilitar la crianza, el PIE crea guarderías y comedores comunitarios en los barrios, además de una asignatura de maternidad obligatoria en la educación secundaria. Además, . promueve la participación doméstica de los hombres a partir de un reality show donde gana uno que narra las tareas domésticas como si de un partido de futbol se tratara.

Obviamente no todo es de color de rosa ni violeta. Una gran parte de los hombres y un sector de las mujeres se resisten al desafío al status quo que supone el PIE. “El machismo tiene para rato porqué es una situación muy cómoda para los hombres y no la van a dejar soltar así nomás, pero definitivamente hemos avanzado, sobretodo en la conciencia de las mujeres. Aunque todavía todas tenemos un poquito de esa mujer bien portada, esa conciencia que dice que cocinés, que lavés los platos,… ya no tenemos la mentalidad pasiva y sacrificada de antes”, considera Belli.

Así las cosas parece difícil llegar a un país como el que propone Belli, pero mientras seguimos soñando con su literatura, la escritora ha creado un portal de internet, que sirva como plataforma global del PIE. “Estamos en un mundo hipercomunicado, con grandes problemas de la humanidad que nos conciernen a todos y sin embargo seguimos operando como pequeñas islas, ¿qué hacemos para romper ese aislamiento, entre unas y otras culturas? Y en el caso de las mujeres, a todas nos pasa lo mismo en todos lados. Así que nos juntamos en esta pagina web que es como un salón virtual de reuniones donde nos podemos discutir y cada quién aplica lo que le guste donde quiera, y no hay más límite que la imaginación. Esa fue la idea del partido global. El perfecto partido de las que no queremos estar en un partido”, explica Belli.

Para los hombres que quieran adherirse asegura que en esta etapa inicial “solo se admiten como observadores, con voz pero sin voto y además tienen q aceptar el título de mujeres honorarias”, y ríe con sus grandes labios rojo carmín.

La noticia en su origen: Belli lleva la utopía feminista a su nueva novela – periodismohumano
--------------------
Estoy deseando leerlo :)

lunes, 20 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día séis

Cuidado con el sonido... es suave al principio, pero tiene una subida importante en el segundo 49 ó 50


Zaratustra -el persa- fue el primero en advertir que la auténtica rueda que hace moverse a las cosas es la lucha entre el bien y el mal, - la trasposición de la moral a lo metafísico como fuerza, causa, fin en sí. Zaratustra creó ese error, el más fatal de todos, la moral. 

Cuando Nietzsche hizo hablar a su Zaratustra, lo llevó primeramente a un pueblo que estaba reunido en una plaza para ver la exibición de un volatinero y les dijo: Yo os enseño al superhombre. El hombre es algo que debe ser superado. ¿Qué habéis hecho para superarlo? Habéis recorrido el camino que lleva desde el gusano hasta el hombre, y muchas cosas en vosotros continúan siendo gusano. En otros tiempos fuisteis monos, y aún ahora es el hombre más mono que cualquier mono. Y el más sabio de vosotros es tan sólo un ser escindido, híbrido de planta y fantasma.
 
-¿Puedes creer que ésto lo escribió Nietzsche a finales del siglo XIX?... si miramos a nuestro alrededor ¿no vemos monos y gusanos?
 
Has oído la introducción del poema sinfónico: Así habló Zaratrustra, op.30 de Richard Strauss, basado libremente en Friedrich Nietzsche. También la reconocerás por ser parte de la banda sonora de 2001: Una odisea en el espacio, la película de Stanley Kubrick.

Desde la MHLGH en el 195.6 sólo para ti: Cuando nadie escucha

domingo, 19 de diciembre de 2010

jueves, 16 de diciembre de 2010

Tienes una amiga

Ya llegan esos días, en los que el corazón quiere llenarse de buenos deseos, buenas intenciones y hermosas palabras para compartir con la familia y amigos. Son días en los que -por encima de los problemas- queremos que la armonía viva con nosotros en nuestros hogares. Es difícil. En algunos casos imposible, pero no por ello nos vamos a rendir... Yo no me rindo.

Por eso, dada la diversidad de creencias que conviven en este mundo "realmente virtual" o "virtualmente real" y también entre vosotros, mis amigos y seguidores, quiero desearos mucha felicidad -pero sin caer en el tópico, para que nadie se sienta excluido-, que seamos capaces de recuperar la inocencia y creamos en que la paz es posible, si todos ponemos nuestro granito de arena; que aceptemos ser la pieza del fascinante puzle de la vida, porque somos imprescindibles para alguien; que inundemos de color la vida de nuestros niños, porque ellos son nuestro legado al mundo... ellos son nuestro futuro inmediato; que sepamos perdonarnos y amarnos para así tener capacidad de amar y perdonar a los demás; que nuestras manos estén siempre abiertas para recibir a otras manos necesitadas de calor y apoyo; que vivamos cada día como el primero, porque así todos tendrán su punto de suspense y sorpresa; en definitiva, que cada cual viva la Navidad como le parezca oportuno... pero que la vivamos sin esperar a que otros nos la cuente.

Y como mi hermana pequeña siempre nos desea a la familia: "que todo lo bueno que has vivido en este año que termina, sea lo más malo que vivas en el año que empieza".
---
Si el año pasado quería que siempre fuésemos siempre jóvenes, éste me he decidido por una canción que habla de la amistad... por si tienes problemas con el idioma -igual que yo- ¡no problemo! traigo la traducción al castellano. Que cada cual ponga nombre a ese amigo, que cada uno encuentre el modo de decirle a los otros: ¡eh, aquí tienes un amigo!

Se les quiere 'de gratis', amigos.

Carole King: You've got a friend - Tienes una amiga
Cuando estés triste y preocupado
Y necesites algo de cuidado amoroso
Y nada, nada esté bien
Cierra tus ojos y piensa en mí
Y pronto estaré ahí
Para iluminar incluso tu noche más obscura

Tu solo grita mi nombre
Y tu sabes que donde sea que esté
Vendré corriendo a verte otra vez
Invierno, primavera, verano u otoño
Todo lo que tienes que hacer es llamar
Y estaré ahí
Tienes una amiga

Si el cielo sobre ti
Se hace más oscuro y se llena de nubes
Y ese viejo viento del norte empieza a soplar
Mantén la calma
Y llámame en voz alta
Pronto me escucharás golpeando a tu puerta

Tu solo grita mi nombre
Y tu sabes que donde sea que esté
Vendré corriendo a verte otra vez
Invierno, primavera, verano u otoño
Todo lo que tienes que hacer es llamar
Y estaré ahí
¿No es bueno saber que tienes una amiga?

Cuando la gente puede ser tan fría
Te lastimarán y te abandonarán
Y se llevarán tu alma si los dejas
Oh, pero no los dejes

Tu solo grita mi nombre
Y tu sabes que donde sea que esté
Vendré corriendo a verte otra vez
Invierno, primavera, verano u otoño
Todo lo que tienes que hacer es llamar
Y estaré ahí
Tienes una amiga

miércoles, 15 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día cinco

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada, antes de iniciar la lectura, cuidado con el volumen... Gracias

Buenas noches. Estás oyendo el último movimiento de la sinfonía nº 5 en Do menor sostenido de Gustav Mahler. Con el Rondo-Finale se nos acaba la quinta, de forma triunfal como sólo lo saben hacer las sinfonías. Aunque la muerte haya sobrevolado por cada nota del pentagrama... Aunque cada corchea, redonda o fusa... cada una de las notas musicales hayan provocado lágrimas de dolor y tristeza, acaban con instrumentos de viento y estruendo de tambores. Siempre me ha sorprendido la habilidad de los críticos musicales que -sin haber cruzado una palabra con ellos- saben interpretar lo que cada autor ha querido decir o callar con sus músicas (la literatura, la pintura, etc). Yo creo más bien que no tienen ni idea y se las dan de profesionales o lo que es peor, van de intelectuales. Pero esa es una historia para otro día.

¿Me has echado de menos?... yo a ti sí, y a este destartalado control con sus viejos mandos y a la cabina de iluminación rojiza, donde no necesito auriculares... te diré qué ha pasado:

Ha habido redada de corazones,  sí... como lo oyes. El domingo, cuando venía para el edificio, me perdí. No encontré el callejón semi oscuro y desemboqué en una plaza totalmente desconocida. Limpia de bancos y muros donde sentarme o apoyar la espalda para dormir un rato. Tampoco me hubiese dado tiempo... a los pocos minutos, la policía entró en tropel persiguiendo a unos miles de jóvenes y algunos no tanto. El lugar debió parecerles perfecto para tenerlos a todos controlados... yo intenté escapar y me vieron. No, no me han pegado... a los demás tampoco. Después nos han ido llevando de uno en uno y con los ojos tapados. Cuando llegó mi turno, sentí cómo me metían en un coche y recorríamos una distancia relativamente corta. Llegamos a un recinto completamente ausente de sonidos... hasta nuestros pasos eran insonoros. Noté cómo descubrían mis ojos. Cuando se acostumbraron a la luz, descubrí un recinto completamente blanco y aséptico y ante mí a un hombre vestido de blanco, con el pelo largo y blanco y unas barbas igualmente blancas y largas. Apenas sin darme cuenta, estaba respondiendo -sin palabras- a todas sus preguntas:
- no, no me gusta la Navidad
- me parece una hipocresía, utilizan la ingenuidad de los niños para tapar las verdaderas intenciones de esas fiestas
- no, además no tengo familia ni donde celebrarla
- si, totalmente de acuerdo con que sólo la celebrasen, a nivel familiar, los creyentes cristianos

El hombre monocromático sonreía, puso sus manos ante mi torso -sin rozarme- y sentí un leve sopor, pero sin perder del todo la consciencia. Sólo al abrir de nuevo los ojos percibí un árbol gigantesco. Era un abeto blanco, del que colgaban hermosas cajas de cristal en cuyo interior flotaban corazones... volví a sentir mareo cuando en mi cerebro sonó la voz -sin palabras- del hombre de blanco:
- no tengas miedo, tomo prestado tu corazón por estas fechas. No podemos permitir que vayas difundiendo por ahí tu negatividad... Nosotros te encontraremos para devolvértelo en el mismo estado.

Y sin saber cómo aparecí durmiendo, entre el primer escalón y la puerta... como la primera vez que nos vimos tu y yo.

¿Habrán hecho la misma redada en todas las ciudades del mundo?...
¿Crees que habrá quedado gente que realmente vivan la Navidad y no sea para ellos comercio y abusos y fiestas y despilfarro y vacaciones?  Yo creo que no. Más bien creo que el mundo está poblado por gente, que va deambulando por ahí sin corazón.

Como yo, que desde el 195.6 de la MHLGH hablo para ti "Cuando nadie escucha".

sábado, 11 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día cuatro

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada, antes de iniciar la lectura, pero sube un poquito el volumen... Gracias
Buenas noches. Estás oyendo el tercer (cronológicamente, cuarto) movimiento de la sinfonía nº 5 en Do menor sostenido de Gustav Mahler. Este movimiento tranquilo y melancólico, quedará para siempre ligado a la película Muerte en Venecia; concretamente en el desenlace final de la misma. No te lo desvelaré por si no la has visto... aunque tampoco hay que ser muy listo para imaginarlo por el título ¿verdad?... En la película, su director Visconti, trata sobre el amor y la belleza, la más pura y perfecta, la misma de la que habla Platón -por boca de Fedro. ¡¡Tranquilo, no voy a hablarte de filosofía!! O tal vez sí...

Anoche, no pude regresar al edificio y te dejé sin avisar... En mi deambular por las calles me crucé con mucha gente solitaria, tratan de disimularlo pero el vacío de sus miradas es inconfundible. Tú la conoces y yo la reconozco... Van vestidos con elegante normalidad; llevan -bien a la vista- todos los complementos de la época que les ha tocado vivir:

-unos auriculares, minúsculos, colgando de sus orejas (aunque ahora se vuelven a llevar grandes)... ¿escucharán su propio corazón a través de ellos, o tal vez los usan para no escucharlo?

-en las manos un teléfono -o eso parece- todo pantalla, en el que van escribiendo frenéticamente moviendo dos dedos a velocidad imposible de calcular... ¿estarán escribiéndose a sí mismos para no olvidarse de que son personas y no robots, bellamente uniformados?

-colgando del hombro llevan un pequeño maletín, donde se adivina un mini-portátil o un ipad -tal vez-, último juguete por donde mandar decenas de correos con adjuntos 'divertidos' o desde donde marcar cientos de "me gusta" a temas y opiniones que no tienen tiempo -ni interés- de leer, pero que han marcado previamente sus más de ochocientos amigos... ¿se atreverán a contár a algunos de 'esos amigos' la enfermedad que -segundo a segundo- les corroe la vida?

En esta noche, en la que Mahler habla de melancolía, amor, belleza y muerte, nos descubrimos como testigos de la decadencia de un estilo de amistad presencial, nos vemos como espectadores del nacimiento de un hombre nuevo, que puede dominar al mundo -incluso hundirlo- teniendo sólo una pantalla delante de sus ojos. En la era de las comunicaciones, la globalidad se ha comido al ser único, que es cada persona, para convertirlos a todos en "avatares" de sí mismos.

Hace poco, recorriendo calles, descubrí una campaña realmente curiosa: pastillas para el dolor ajeno; me gustó pensar que alguien -sin conocerme- gastó un euro para curar mi soledad.

La tuya, me gustaría creer que es cada vez menor, porque yo -desde la MHLGH en el 195.6, "Cuando nadie escucha", hablo sólo para ti. 

jueves, 9 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día tres

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada, antes de iniciar la lectura, pero a bajo volumen... Gracias.

Buenas noches. Estás oyendo el segundo movimiento (aunque tercero en su orden cronológico) de la sinfonía nº 5 en Do menor sostenido de Gustav Mahler. Ya dejamos atrás las marchas fúnebres y hoy nos recibe un vals, pero no lo parece porque es igualmente triste...

Un día bailaremos un vals tu y yo; vestidos para la ocasión y entre parejas igualmente solitarias. Será un vals alegre, de esos que te empujan a girar y girar al compás de la música. Pero eso será otro día.

Anoche, mientras dormía entre el primer escalón y la puerta, sentí que querían entrar en el edificio. Pero la puerta no se abrió. Desde dentro escuché las voces que se lamentaban de no llevar unas ganzúas para forzar la cerradura... ¡y es raro porque la puerta no tiene ninguna cerradura, ni tirador, ni nada...! Se marcharon y yo me quedé despierta. No quería pensar en el hambre ni en el frío. ¡¡Porque hace mucho frío!! Volví a subir la escalera con intención de recorrer las otras estancias del edificio. Tal vez encontraría un lugar más acogedor donde pasar las horas sin sol. Como la primera noche mis pasos me guiaron hacia la derecha del pasillo, decidí ir al lado contrario. Tenía delante de los ojos un pasillo con tres puertas en su lado derecho y todo el lado izquierdo, era una gran sucesión de ventanas ciegas -totalmente inapreciables desde la calle- con cristales opacos y sucios. La mayoría estaban enteros, pero ¡qué curioso, había una serie rotos -por donde entraba el frío- formando una carita triste!... sí, uno de esos smiles tontos que la gente cuelga en sus coches y utiliza de llavero, pero con una sonrisa boba o con un guiño cómico. No me gusta esa gente. Son una sonrisa andante que te miran como si fueses inferior a ellos. En realidad te miran como sin verte... somos invisibles para ellos, y nosotros de ellos sólo vemos una gran sonrisa andante.

¿que te han echado del trabajo? ¡sonríe, puedes vivir del subsidio!
¿que se te acaba el subsidio? ¡sonríe, puedes vivir de la beneficencia!
¿que no puedes pagar la hipoteca y te embargan? ¡sonríe, puedes vivir de okupa!
¿que tu pareja te engaña? ¡sonríe, le denuncias y que te indemnice por crueldad mental!
¿que tu mundo se desmorona? ¡sonríe!
¿que tienes ganas de llorar? ¡sonríe!
¿tienes frío? ¡sonríe!
¿tienes hambre? ¡sonríe!

En estas fechas, toda esa gente son sonrisas andantes... gigantescas e hipócritas sonrisas amarillas, que te miran dándote lecciones... cuando tú lo que necesitas es sentir calor humano; reconocerte querido y apreciado por otro ser humano...

cuando tú lo que realmente necesitas es saber por qué sigues viviendo.

¡sonríe sonríe sonríe hoy la vida nos ha regalado un vals...!

Desde la MHLGH en el 195.6 para ti, "Cuando nadie escucha"

miércoles, 8 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día dos

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada, antes de iniciar la lectura, pero a bajo volumen...  Gracias.

Buenas noches. Estás escuchando la segunda parte del primer movimiento de la sinfonía nº 5 -en Do menor sostenido- de Gustav Mahler. También es una marcha fúnebre, pero no te asustes, era el primer vinilo del estante ¿recuerdas?... y en su trasera dice "Es violento y a la vez con un tono de tristeza y soledad; a la mitad de este movimiento la locura se hace presente aunque inmediatamente viene a ser reconciliada por la dulce voz de los contrabajos. Este movimiento es progresivo, comienza muy triste y explosivo para llegar al final donde se busca la tranquilidad y la expiación de todas las pasiones dementes que se tocan en el transcurso, sin embargo no lo logra."

¿No te parece curioso que una música elegida al azar, nos esté marcando las horas de vigilia y abriendo las puertas de la demencia? porque ¿acaso no es locura querer comprender el mundo?...  Ayer te dejé sin dar explicaciones y hoy pocas más te daré... sé que estás ahí, que estamos los dos solos; ¡vaya, ahora es cuando me pediras que vote a tal o cual partido o compre tal o cual cosa! -estarás pensando- pero te equivocas. No tengo ninguna intención de nada... solo estoy hablando contigo, conmigo. Anoche no quise quedarme aquí a dormir. Pero tampoco podía alejarme mucho... mi corazón sintió que había llegado a casa. Bajé al portal y allí, acurrucada entre el primer escalón y la puerta, me dormí con la música de Mahler en mi cabeza. Hacía mucho tiempo que no dormía tan a gusto. Hoy he recorrido la ciudad, sabiendo que tenía un lugar a donde volver. Una dirección grabada como si mi cerebro fuese un GPS.

¿Has visto cómo han iluminado las calles? ¡qué despilfarro! ¿acaso no dicen que hay crisis? pues no se nota ¿verdad?... ellos tienen dónde dormir y pueden hacer todas las comidas que quieran al día, incluso en lugares caros. Tú no sé... yo, me conformo con poder tomar algo caliente una o dos veces a la semana. Pero ellos dicen que iluminan la ciudad para que los niños no pierdan la ilusión de la Navidad... ¡mentira! esas luces parpadeantes, formando figuras de colores, contienen mensajes subliminales. Taladran las pupilas hasta grabar en el cerebro la necesidad de comprar comprar comprar.

Se acerca la luz y debo abandonarlo todo antes de que se den cuenta y vengan a cerrar el edificio.
estrellas se enciende, joyas se apaga
abetos se apaga, vestidos se enciende
renos se enciende, coches se apaga
papanoeles se apaga ,  juegos se enciende

Desde la MHLGH en el 195.6 "Cuando nadie escucha".

martes, 7 de diciembre de 2010

MHLGH 195.6 - Día uno

Recomiendo empezar a escuchar la música insertada, antes de iniciar la lectura, pero a bajo volumen... sobre todo al principio. Gracias.

Buenas noches; estás oyendo "La marcha fúnebre", primer movimiento de la sinfonía nº 5 -en Do sostenido menor- de Gustav Mahler.

No; no hay ninguna desgracia nacional, para que estés oyendo música clásica y una nueva voz en tu emisora favorita. Tampoco ha saltado el dial al canal clásico ni hay desconexión del satélite... la verdad es que, en este preciso momento, todas las frecuencias están recibiendo la misma señal, la misma música, la misma voz. La mía. Dejo un momentito, apenas 15 segundos, que hagas un rastreo y compruebes la veracidad de mis palabras.

¿A que tengo razón? pues ahora queda otra comprobación y te invito a hacerla: ¿serás sólo tú quien está experimentando ésta conexión bilateral?... Llama a tu vecino y pídele que ponga la radio; también puedes conectar con tus amigos por teléfono y pedirles que comprueben contigo. Moviliza a todo el edificio, todo el barrio... toda la ciudad. Venga no lo dudes... yo espero tu llamada.

Hace una hora estaba recorriendo las calles de la ciudad, aterida de frío, buscando un lugar donde pasar la noche. Los pasos, errantes al principio, parecían haber encontrado su sendero, al entrar en ese halo de luz que desprendía la única farola de ese callejón oscuro y maloliente. Por alguna extraña razón me resultaba familiar. Caminé hasta éste edificio abandonado. El rótulo de la puerta me produjo como una descarga eléctrica, por toda la espina dorsal. ¡Estaba en la MHLGH!, la gran cadena de radio que durante tantos años acompañó los pasos y los viajes y desvelos de tantos miles de noctámbulos... como yo... No tuve que forzar ninguna puerta. Estaba abierta. El ascenso por la escalera fue sin tropiezos, y -aunque a oscuras- sabía exactamente dónde estaban los peldaños rotos, pero no por qué lo sabía.

Todo está abandonado, lleno de suciedad y muebles rotos. No hay electricidad pero el resplandor de la farola, ilumina el único rincón que parece respetado por los años y el abandono: la mesa de control. Recorro la estancia en busca de alguna silla, a medias usable y mis ojos tropiezan con una cabina acristalada, tenuemente iluminada por una luz roja parpadeante. Hay dos sillas justo delante de la cristalera. Entro una y pongo otra ante el control. A la izquierda hay una estantería repleta de discos de vinilo ¡¡auténticas joyas abandonadas miserablemente!! ¿funcionará el plato?... ¡¡sí!!

Me embarga una sensación de poder indescriptible... toda yo ha cambiado. El frío de mis huesos ha desaparecido. Ya no siento hambre, salvo de música, de palabras, de comunicar... A ver qué tenemos por aquí... el primer disco marcará las pautas a seguir: Gustav Mahler - sinfonía nº 5 en Do menor sostenido, vaya, hubiese preferido algo más ligerito pero... vale, sí me vale...

No me preguntes nada. Ya sé que has vuelto... pero se acerca la luz y debo abandonarlo todo antes de que se den cuenta y vengan a cerrar el edificio.

Desde la MHLGH en el 195.6 "Cuando nadie escucha"

sábado, 4 de diciembre de 2010

Un brazalete rojo

… para saber que tienes la regla

 
Brazalete rojo.

Esta medida tiene como fin controlar la productividad de sus trabajadoras

PeriodistaDigital.com 02 de diciembre de 2010

Un empresario noruego ha ordenado a sus empleadas que luzcan un brazalete rojo cuando tengan la menstruación para así conocer mejor la frecuencia con la que las trabajadoras acuden al baño. Esta sorprendente medida tiene como fin controlar la productividad de sus empleadas.

La sorprendente medida ha sido denunciada por un sindicato de trabajadores que se queja de las 'tiránicas' reglas que regulan las visitas al baño en las empresas noruegas. En el informe se revela que un 66% de los empresarios controla mediante una tarjeta electrónica el tiempo que sus empleados están en el baño; que en una de cada tres compañías se han instalado cámaras en la entrada de los aseos; y que otras firmas obligan a firmar un 'libro de visitas' del servicio.

Según informa Daily Mail, el informe ha sido trasladado al defensor del pueblo noruego, Bjorn Erik Thon, quien ha denunciado que este tipo de medidas "son violaciones claras de la vida privada y un insulto a las personas afectadas".

La noticia en su origen: Un brazalete rojo para saber que tienes la regla :: Ocio y cultura :: Gente :: Periodista Digital
_____________

- ¿Y a los hombres con problemas de próstata les pondrán uno amarillo?
- ¿Y a los hombres con “diarrea mental” uno marrón?
- ¿Y a los jefes… les pondrán un distintivo de color verde ‘fosforito’ o con sólo mirarles la cara de gilip….. es suficiente?

viernes, 3 de diciembre de 2010

¡¡Ese volumen!!

Estados Unidos silencia los anuncios ruidosos

Efe Washington - El Mundo.es 03/12/2010

El Congreso de EEUU ha aprobado una ley que obligará a todos los canales de televisión del país a bajar el volumen de los anuncios hasta el mismo nivel de los programas que interrumpen, informan hoy medios estadounidenses. La legislación, aprobada por el Senado en septiembre y ratificada por la Cámara de Representantes ayer, irá ahora a la Casa Blanca para ser firmada por el presidente Barack Obama.
En concreto, la medida exige a la Comisión Federal de Comunicaciones que emita nuevos estándares en cuanto a niveles de sonido, de manera que un anuncio nunca supere el volumen más alto del programa en el que están incluidos. La Comisión de Comunicaciones ha venido recibiendo quejas de los espectadores sobre la estridencia de la publicidad televisiva desde los años 60, debido a la práctica de los programadores de subir el volumen de los anuncios para atraer la atención de los televidentes.
Pero, en lugar de regular el volumen, la Comisión se ha limitado a recordar a los consumidores que existen equipos electrónicos diseñados para estabilizar las diferencias de volumen, y también que pueden utilizar el botón de silencio que existe en el control remoto de los televisores.
________________________

¡¡¿para cuándo en España, por favor?!!

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Nadie quería a César

Ésta noticia me ha dejado completamente KO
-----------------------------

Nadie quería a César


El niño escribió su nombre debajo de la goma | Policía Nacional

 El Mundo - Lola Sampedro | Palma 29/11/2010

Mónica Juanatey tuvo 10 años para querer a su hijo. Le alimentó durante todo ese tiempo, le acostó y le llevó al colegio. Empezó cambiándole los pañales, dándole Apiretal cuando se ponía enfermo y celebrando que su primera palabra fuera “mamá”. Con el tiempo, le compró zapatos nuevos cuando los pies crecieron y le curó las heridas de esa rodillas gastadas de tanto caer de la bici. Seguramente más de una vez le regañó por chutar el balón dentro de casa y por no lavarse los dientes después de cenar. Y sin embargo, le ahogó en la bañera. ¿Cómo puede alguien no amar a quien cuidó durante una década?

Es difícil no sentir dolor al imaginar la soledad de César, un niño al que nadie ha echado de menos durante los últimos dos años. Nadie. Ni su padre ni sus abuelos ni el resto de familiares y amigos que dejó en Galicia. Nadie sintió la necesidad que te da el amor de escuchar la voz del ser querido. Nadie necesitó ver en una foto al hombrecito en el que se estaba convirtiendo. Nadie le llamó para desearle Feliz Navidad ni feliz cumpleaños. Nadie necesitó coger un avión hasta Menorca para verle ni aunque fuera ratito. Nadie, nadie, nadie echó de menos a César.

No valen excusas. No quiere más el que dice cien veces te quiero, sino el que lo demuestra, el que necesita verte, saber de ti, oírte de vez en cuando. Por eso, es justo conjeturar hoy que nadie le quiso. Pero, dios santo, ¿Qué demonios puede hacer un niño para que nadie sienta amor por él?

¿Cómo es posible que no saltaran las alarmas en Asuntos Sociales? ¿Cómo es posible que nadie en este país se entere de que un niño de 10 años deja de ir a la escuela? ¿Tan fácil es que desaparezca un menor en España? Los bancos tienen un sistema infalible para detectar tarjetas clonadas. Si te copian el número y la utilizan para gastar tu dinero en un comercio de otro país mientras tú permaneces en el tuyo, el sistema avisa al instante. Quizá se te trate de una suerte de logaritmos o sistemas binarios extraños que posibilitan que la tecnología y la matemática intuya que algo no funciona en la vida real y salvaguardan tu dinero. Sin embargo, en esta era digital en la que vivimos, en la que tan sencillo es que una madre asesina finja ser su hijo en Internet, no existe sistema alguno que permita a la burocracia española detectar con inmediatez que un niño no está escolarizado.

Cuentan que Mónica fue madre soltera, que al poco tiempo se separó de su pareja y se fue a vivir con sus padres a Noia. En paro y con un niño al que alimentar, decidió irse a Menorca. Y dejó a su hijo con los abuelos en lugar de con el padre.

Durante ese tiempo sus abuelos se ocuparon de él, le cuidaron, le dieron de cenar y le arroparon. El padre no, él vivía en su casa, lejos de su hijo, porque tenía malas relaciones con la madre, que ya en Menorca empezaba a dibujar su nueva vida de treintañera soltera.

Pero los abuelos se hartaron. Tuvieron muchos motivos para decirle a su hija que tenía que volver a hacerse cargo de César. Quizá ya eran demasiado mayores para criar a un niño, quizá entendieron que lo correcto era que la madre cuidara a su hijo. Sin embargo, a nadie le preocupó el hecho de enviarle a vivir con una madre que no lo quería consigo. Le sacaron un billete de avión y lo enviaron solo hacia la isla balear.

Mónica ya había ligado por Internet y vivía con su nueva pareja a la que jamás había contado que tenía un hijo de 10 años en Galicia. Cuando el pequeño apareció hasta le obligó a llamarle tía. ¿Cuánta pena sintió César al ver que su mamá no le quería como hijo? La palabra “sobrino” se volvió así cruel en la boca de Mónica.

Con el “paquete” en casa, le dijo a su nuevo novio que su “sobrino” se quedaría sólo 10 días. Y pasó el lunes, el martes, el miércoles… Durante 10 días volvió a acostar a su hijo, a darle de cenar, a prepararle la ropa limpia. Tuvo una nueva oportunidad para quererle, sin embargo, optó por ser el monstruo que creyó que su vida tenía más valor que la de su propio hijo. No iba a arriesgarse a que su pareja se enfadara y la dejara.

Y lo llamó para que se bañara. César estaba confiado porque él sí quería a su mamá. Seguramente estaba contento de volver a vivir con ella, aunque le llamara sobrino. Eso daba igual, él la quería mucho y se lo perdonaba todo. Como todos los niños del mundo, amaba a su madre sin condiciones, de esa forma en la que siempre quieren los niños, con generosidad e inocencia.

César se sintió a salvo cuando su madre le puso el champú en el pelo, por eso se sorprendió tanto cuando esas manos que debían ser protectoras le sumergieron la cabeza en el agua. Nadie puede imaginar el terror de ese niño mientras su mamá le quitaba la vida. La terrible angustia de sentirse ahogado por la persona más importante de su vida.

Lo metió en la maleta con los cuatro juguetes y tebeos que César seguramente había traído consigo desde Galicia y lo abandonó en el campo. Ahí ponía ella el punto final a su antigua vida para pasar “con normalidad” los últimos dos años. Como si nunca hubiera tenido un hijo. Durante todo este tiempo, Mónica habrá cantado, bailado, reído como si nunca hubiera ahogado a su pequeño de 10 años.

Tan bien vivió su vida, con tanta “normalidad”, que nadie se dio cuenta de nada. Chateaba con los familiares y amigos de Galicia como si fuera César quien tecleaba las palabras. Anunció incluso que el niño hizo la Primera Comunión en noviembre de 2008. Nadie se extrañó de que no enviara fotos de ese día. Nadie quería tanto a César como para necesitar verle en su primera eucaristía.

De nuevo, no valen excusas. No vale decir que tenían mala relación con la madre o que ella no les dejaba ver al niño, que no enviaba esas fotos pedidas mil veces ni le ponían al teléfono cuando pedían por él. No vale. Dos años dan para reclamar muchas veces ver a César, para sospechar que si no lo logran es que algo va mal.

Fue demasiado fácil hacer desaparecer a César. Nadie le echó de menos y tuvo que ser él mismo quien diera voz a su vida al garabatear su nombre en el estuche escolar, como obligando a recordar al mundo que lo olvidó que él sí estuvo aquí.

la noticia en su origen:  Nadie quería a César | Baleares | elmundo.es