domingo, 21 de junio de 2009

Viajar sin beso de despedida

por Aretusa  el 18 Feb 2009prohibido besos Viajar sin beso de despedida

Con este cartel de “Prohibidos los besos” abría sus puertas la estación de tren Warrington Bank Quay, en Inglaterra, el mismísimo día de San Valentín. La prohibición quiere evitar aglomeraciones de gente despidiéndose, porque demoran las salidas de los taxis o ralentizan la entrada y salida de coches del aparcamiento.

La prohibición afecta al área de acceso a la estación, y para que la gente pueda despedirse como Dios manda antes de emprender un viaje se ha reservado una zona próxima para besarse y abrazarse todo el tiempo que se quiera.

Quienes no respeten la orden no serán multados, pero las autoridades locales, a pesar de que interpretan la medida con sentido del humor, advirtieron que los “besucones” no deben tomárselo a broma.

beso en tren Viajar sin beso de despedida
La normativa ha sido ideada por la Cámara de Comercio de Warrington, y encuentra su antecedente en una iniciativa que se experimentó en Chicago, en Estados Unidos, hace ya varios años.

La prohibición de besos, por tanto, no es un fenómeno aislado, en este caso porque se obstruye el paso tras detenerse los más afectivos, y en otros porque se interpreta a modo de escándalo público.

kissing point Viajar sin beso de despedida
Tal es el caso de Guanajuato, en México, donde no hace siquiera un mes su alcalde quería impulsar medidas para mandar a prisión a las parejas que se besen intensamente en lugares públicos. Eduardo Romero Hicks, se llama este alcalde, y lo digo porque creo que merece que la gente sepa el nombre de quien sugiere semejante barbaridad.

Menos mal que la ola de reacciones que generó esta iniciativa hizo que el gobernador del estado decidiera no publicar la ley en el periódico oficial, por lo que evitó que entrara en vigor. A raíz de ello, Romero Hicks anunció una campaña para convertir a Guanajuato en “la capital del beso”. La verdad, una idea mucho más inteligente y que, bien desarrollada, incentivaría el turismo.

Y para finalizar, me permitiré citar unas líneas del escritor uruguayo Eduardo Galeano. Dice así en su “Ventana sobre las prohibiciones”:

“En la pared de una fonda de Madrid, hay un cartel que dice: Prohibido el cante.
En la pared del aeropuerto de Río de Janeiro, hay un cartel que dice: Prohibido jugar con los carritos porta-valijas.
O sea: Todavía hay gente que canta, todavía hay gente que juega”.
[Las palabras andantes, 1993]

Yo, como habréis adivinado, añadiría:
En la pared de la estación de tren de Warrington, cerca de Manchester, hay un cartel que indica: Prohibidos los besos.
O sea: Todavía hay gente que besa.

Imagen: AFP; Viajablog
Vía: ABC
________________________

Como diría el loco: ‘pero no queda prohibida la traición, el desamor, la guerra, el hambre… porque está prohibido prohibir’

0 comentarios:

Publicar un comentario

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...