lunes, 24 de noviembre de 2008

Una mina de oro en la basura

TECNOLOGÍA MEDIOAMBIENTAL

  • Una empresa española crea un innovador sistema para aprovechar los residuos
  • No sólo recupera papel o vidrio, sino materias primas escasas y de gran valor

Nave de la empresa Alquimia en Daimiel, donde se recuperan miles de toneladas de residuos para su reutilización. (Foto: G.C.D.)

Nave de la empresa Alquimia en Daimiel, donde se recuperan miles de toneladas de residuos para su reutilización. (Foto: G.C.D.)

El Mundo - 24/11/2008 - GUSTAVO CATALÁN DEUS

DAIMIEL (CIUDAD REAL).- Una mina en la basura. Ése es el objetivo de Alquimia, una puntera e innovadora empresa que dará un segundo y tercer uso a aquello que termina en el vertedero. No se trata de recuperar simplemente papel o vidrio, sino materias primas escasas y de gran valor que ahora terminan enterradas entre millones de toneladas de desperdicios.

En España se producen anualmente 20 millones de toneladas de residuos industriales, 10 de urbanos y cinco de peligrosos. Nada menos que 35 millones de toneladas de materia prima que pide a gritos otra oportunidad.

«Aquí, los residuos son como turistas; no se tratan, viajan», afirma José Nuñez Martín, director de la empresa Alquimia. Se refiere a que en vez de reciclarse se llevan de un lado a otro para que un tercero cargue con el muerto, aunque sea pagando en cada ocasión.

«Nosotros tenemos la solución para el aprovechamiento de aguas, residuos y suelos. Y además, las materias primas recuperadas regresan al mercado», señala este químico con una larga trayectoria en un sector al que le cuesta despegar por falta de cultura del reciclado.

Alquimia es una empresa privada que ha nacido arropada por convenios con las universidades de Castilla La-Mancha, Juan Carlos I, de Madrid, y la Politécnica de Valencia. También por el Centro de Investigaciones Energéticas y Medioambientales (Ciemat), o el Instituto Tecnológico de la Cerámica. Lourdes Rodríguez Mayor, al frente de la investigación, ha sido hasta ahora profesora titular del Instituto Tecnológico de Química y Medio Ambiente de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Producción de combustibles

Los resultados a tres meses de abrir las puertas de su centro Cidra en Daimiel ya se anotan la recuperación de 5.000 metros cúbicos de agua contaminada procedente de zumos caducados, galvanización o industria de la madera, que se reutilizan en su propia planta. Otras 1.500 toneladas de disolventes o pinturas se han convertido en combustible líquido y pronto comenzarán a producir combustible sólido a partir de biomasa degradada.

Alquimia mantiene líneas de investigación en materiales alternativos, compostaje a partir de residuos peligrosos, aguas residuales de la industria, depuración y reutilización de aguas residuales, o biorremediación de suelos contaminados.

Su asesoramiento ha sido requerido para la gestión de residuos en la planta piloto de captura de CO2 de El Bierzo, y en numerosos trámites ambientales empresariales. Tienen capacidad de realizar análisis, diagnósticos, estudios y auditorías de eficiencia energética. Quieren lograr ser un Organismo de Control Autorizado en atmósfera, agua, residuos y suelos. Aunque la sede central Cidra ha abierto sus puertas en Daimiel, cuentan con centros en Huelva, Ciudad Real, Madrid y Valladolid.

Su presencia junto al agonizante Parque Nacional de las Tablas de Daimiel les va a poner a prueba. Participan en el plan del Alto Guadiana, que pretende acabar con la penuria hídrica de siete poblaciones e inyectar agua en el acuífero agotado que daba nombre a la Mancha húmeda.

Pese a que nuestro país tiene una clara asignatura pendiente con el reciclado y reutilización de los residuos, Nuñez cree que no se llegará a solucionar el problema. Al menos mientras «el agua y los vertederos sean tan baratos». Tanto que a los contaminadores les merece la pena... a no ser que tengan una segunda vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...