miércoles, 20 de agosto de 2008

¿Y a ésto cómo lo llamo?

Tengo infinidad de motivos para no hablar-dialogar-discutir sobre fútbol, toros y religión.

Y es que los gustos, aficiones y creencias son tan personales e íntimas que el simple hecho de diferir puede derivar en luchas y muertes, totalmente inútiles.

Pero cuando me encuentro cosas como ésta me reboto, me exaspero... me hundo en la miseria.

La estupidez humana no tiene vacaciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

El loco está abierto a todas las opiniones,
respeta y pide respeto en los comentarios...
Gracias por compartir tus locuras...